La Guardia Civil investiga penalmente a tres vecinos de Vigo como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial. Se les atribuye la venta y distribución de repuestos y otros materiales electrónicos falsificados para tablets y teléfonos móviles supuestamente falsificados. Durante la investigación, agentes del Instituto Armado les intervinieron más de 3.500 artículos cuyo valor de venta al público supera los 300.000 euros, en dos locales comerciales donde tenían su negocio.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de enero a raíz de la denuncia interpuesta por una empresa que se dedica a la defensa de los de los intereses de las marcas comerciales afectadas por este tipo de falsificaciones en detrimento de los derechos de la propiedad intelectual o industrial.

Con el fin de comprobar la veracidad de la denuncia, los componentes de la Patrulla de Fiscal y Fronteras (PAFIF) inspeccionaron los establecimientos denunciados, acompañados de un técnico especialista en la materia, con el fin de constatar, en su caso, las posibles falsificaciones detectadas.

En uno de los locales, dedicado a la reparación y venta presencial y online de repuestos de teléfonos móviles, tablets y material electrónico, la Guardia Civil se incautó de 3.166 artículos, supuestamente falsificados, valorados en venta al público, en 283.840 euros. En el otro, se detectaron 381 artículos, supuestamente falsificados, en su mayor parte: auriculares, fundas de móvil, cargadores, cables usb, baterías, pantallas y carcasas tanto para móviles como para tablets, valorados en 18.166 euros, que se retiraron del local para poner a disposición del de la autoridad judicial.

A los dos gerentes del primer establecimiento, y al propietario del segundo se les notificó su condición penal de investigados por un supuesto delito contra la propiedad industrial, y deberán comparecer cuando sean requeridos en el Juzgado de Instrucción de guardia de Vigo, que instruye las diligencias de este caso.