Un hombre, cuya identidad no ha trascendido, aparecía ayer por la mañana muerto en la puerta de un hospital de la Región de Murcia. El vecino, de 61 años de edad, estaba dentro de su coche y, aunque se le intentó reanimar, ya había fallecido, informan fuentes cercanas al caso. 

En concreto, el cuerpo fue hallado sobre las once de la mañana en el interior de un vehículo estacionado en el aparcamiento del Santa María del Rosell, en la localidad de Cartagena. Personas que también tenían su coche en la zona se percataron de que la puerta de este automóvil se encontraba abierta y en el asiento del conductor había un hombre que no respondía.

Al lugar se desplazaron agentes de la Policía Local y Nacional, así como una unidad médica de emergencia (UME), cuyos sanitarios no llegaron a intervenir: el hombre se encontraba ya fallecido.

Al poco, los intervinientes en el aviso recibieron la información de que el difunto era positivo en COVID. Se activó el protocolo preciso para este tipo de casos. El cadáver del hombre hallado en su coche fue llevado al Instituto de Medicina Legal, donde será la autopsia la que determine la causa del deceso.