Un hombre fue sorprendido en un control policial cuando conducía en estado ebrio. Así lo confirmaron las pruebas de alcoholemia que le fueron practicadas, las cuales arrojaron un resultado muy superior al máximo legal permitido, con nada menos que 1,16 miligramos por litro en aire espirado.

Hay que tener en cuenta que la tasa de alcohol en sangre máxima permitida para conducir es de 0,50 gramos por litro, equivalente a 0,25 mg/l en aire espirado. Por encima de 1,2 gramos por litro en sangre (0,60 en aire espirado) las consecuencias pueden ser muy graves.

Sucedió en Rianxo a instancias de la Policía Local, cuyos agentes procedieron a tramitar la correspondiente denuncia tras identificar al conductor, que resultó ser un hombre con antecedentes similares y quedó a la espera de ser citado para un juicio rápido.

En esta ocasión fue sorprendido cuando circulaba por la carretera DP-7202, donde los agentes se percataron de que "presentaba síntomas evidentes de conducir bajo la influencia del alcohol".

Se le paró el coche, que carecía de ITV

Por otra parte, los policías tramitaron una sanción contra el propietario de un vehículo que, parece que a causa de un fallo mecánico, quedó repentinamente inmovilizado mientras circulaba por el carril de una calle del casco urbano de Rianxo.

La propuesta de sanción no se formuló por este hecho, sino porque al revisar lo sucedido los agentes constataron que el turismo carecía de Inspección Técnica en vigor.

Normas sanitarias

Asimismo, dentro del plan de acción preventivo que lleva a cabo la Policía Local de Rianxo para evitar contagios por coronavirus y garantizar el cumplimiento de las normas dictadas frente a la pandemia, sus agentes denunciaron en los últimos días a seis personas y un establecimiento hostelero "por infracciones relativas a la normativa sanitaria".