05 de febrero de 2020
05.02.2020
Faro de Vigo

Interceptan a un hombre con una pistola simulada en la autopista AP-9

La Guardia Civil lo paró en el peaje de Vilaboa - Le constan varios antecedentes, uno de ellos por atraco

05.02.2020 | 11:43
Un Guardia Civil con el arma simulada inteceptada a un conductor en la AP-9. // Guardia Civil

La Guardia Civil ha interceptado en el peaje de la AP-9 en Vilaboa (Pontevedra) a un vecino de la localidad pontevedresa de Ponte Caldelas, con antecedentes por un atraco a una entidad bancaria, cuando circulaba con una pistola simulada escondida en el vehículo.

Según ha explicado el Instituto Armado, se trata de "una simulación real de un arma tipo airsoft, lanzadora de proyectiles". Los hechos sucedieron el martes en el transcurso de un punto de verificación de vehículos establecido por efectivos de la patrulla de seguridad ciudadana de la Compañía de la Guardia Civil de Pontevedra en la autopista AP-9, a la altura del peaje de Vilaboa.

Al proceder al registro de uno de los vehículos interceptados los componentes del control localizaron escondida una pistola simulada debajo de la alfombrilla del asiento delantero del conductor, han señalado las mismas fuentes.Según han indicado, se trata de una réplica de un arma corta, lanzadora de proyectiles por aire comprimido, cuya tenencia está prohibida en la vía pública. Al proceder a la identificación de los ocupantes del vehículo se pudo comprobar que el conductor del turismo era vecino de Ponte Caldelas y tenía "un amplio historial de antecedentes policiales", subraya la Benemérita, entre los que se incluye una detención ilegal y el atraco a una sucursal bancaria.

Por su parte, el único acompañante, un vecino de Pontevedra, también tenía antecedentes por delitos contra el patrimonio y tráfico de drogas, han abundado las mismas fuentes.La actuación de la patrulla ha concluido con la incautación del arma y se ha levantado un acta denuncia al conductor como presunto autor de una infracción grave a Ley Orgánica 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana, por portar, exhibir o usar armas prohibidas en la vía pública. El presunto infractor se enfrenta una sanción económica de 601 a 30.000 euros, ha indicado la Guardia Civil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook