24 de octubre de 2019
24.10.2019

Agrede a una frutera coruñesa por vender peras de origen catalán

El agresor entró en el almacén y le exigió que retirase la mercancía

24.10.2019 | 01:25
La frutera, con la foto que le sacó al agresor. // V. Echave

Un hombre de unos setenta años, complexión fuerte, alto y de pelo blanco entró el pasado martes, en la frutería de Marqués de Pontejos para exigir a su dueña, Sandra Castro, que retirase de sus estanterías unas peras que tenía a la venta procedentes de Lleida.

"Yo estaba en el almacén, y ya me llamó la atención porque él entró y nadie lo hace y me dijo: '¿me vienes aquí afuera?' y yo pensé que tenía mucha prisa, ya salí, me puse el guante y me empezó a decir que tenía fruta de Cataluña y que la retirara. Él me mandaba retirar la fruta", relataba ayer Castro que, aún con una marca en la nariz, despachaba en la tienda. "Me repitió que retirase la fruta y yo le dije que no me molestase y que me dejase vender y, entonces, me hizo un corte de manga pegado a la cara", recordaba. Fue entonces, cuando los hechos dejaron de ser una anécdota. "Yo me rebelé, salí del mostrador y fui hacia afuera, por lo que me pudiese pasar y volvió. Yo ahí ya no me acuerdo de qué me dijo, me volvió a hacer otro corte de mangas en la cara y le dije que esto no iba a quedar así, que iba a llamar a la Policía y que le iba a sacar una foto por tratarme así", contaba Castro ayer, en su negocio de la calle Marqués de Pontejos.

Fue entonces cuando ambos salieron de la tienda, ella le sacó una foto y, en ese momento, él la golpeó, al menos, según recuerda, "dos veces en la cabeza", le quitó el móvil y la agarró del brazo muy fuerte. Castro lamentaba ayer que, a pesar de que gritó y de que pidió ayuda y que llamasen a la Policía, nadie salió a socorrerla, a pesar de que eran las 13.45 horas y había gente en los negocios. Nadie, hasta que llegó un chico que increpó al hombre y medió para que el agresor le devolviese el teléfono. Castro no conocía de nada ni al joven, al que le gustaría agradecer su acción, ni al agresor, aunque la peluquera le contó que le había cortado el pelo "un par de veces". La víctima acudió a la Policía, tras la agresión, y al médico. Cuando llegó el joven que la socorrió, Castro, de la Frutería Sandra, sangraba mucho por la nariz. El hombre huyó tras entregarle el móvil a la víctima y en presencia del joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook