04 de octubre de 2019
04.10.2019

Investigan la conexión con Vigo de la mujer que dejó la cabeza de su expareja a una amiga en Castro Urdiales

El móvil del crimen parece económico, como las estafas que cometió cuando vivía en la ciudad

04.10.2019 | 01:41
Vivienda en la que residían la detenida y la víctima // Pedro Puente Hoyos

María del Carmen Merino Gómez, la presunta asesina de su compañero sentimental, cuya cabeza entregó en una caja envuelta en papel de regalo a una amiga para que se la guardase en su casa de la localidad cántabra de Castro Urdiales, se mantiene fría y en silencio en prisión mientras la Guardia Civil rastrea su domicilio y las fincas familiares en busca del resto del cadáver de Jesús María Baranda, de 67 años, una vez que las piezas dentales y el ADN del cráneo han confirmado su identidad.

La investigación apunta que el móvil del crimen sería económico, pues durante la "desaparición" del hombre se retiraron 12.000 euros, 3.000 en cada ocasión, en Castro Urdiales. Ella negó haber recogido el dinero y dijo que Jesús se había ido solo unos días a Galicia, algo habitual, y regresó un día para retirar el dinero e irse a Punta Cana.

La investigación sobre la vida de esta mujer tiene parada en Vigo, ciudad en la que residió varios años antes de irse a Castro Urdiales y en la que fue detenida en dos ocasiones -en 2013 y 2017- por los timos del amor del que fueron víctimas al menos dos hombres. Durante los últimos años, ya como pareja consolidada de Baranda, ambos viajaban habitualmente a Galicia, por lo que los investigadores tratan de seguir su pista y conocer donde se alojaban y los contactos o amigos que tenían.


La Guardia Civil inspecciona el piso de la pareja

Los agentes de la Guardia Civil han dado por concluída la inspección de la casa de Jesús María B.R., la pareja de la mujer detenida en Castro Urdiales y que se encuentra en prisión desde el martes tras el hallazgo del cráneo de este hombre.

Una vez que los análisis han confirmado que el cráneo que apareció en una caja en la madrugada del viernes al sábado es de Jesús María, cuya desaparición se denunció en abril, los investigadores trabajan para tratar de localizar el resto del cuerpo.

No descartan que la mujer lo tirara a la basura y, de hecho, tras concluir la inspección en el dúplex, uno de los lugares que se baraja para buscar es el vertedero de Meruelo, a donde van a parar los residuos de Castro Urdiales. De hecho esta mañana ha estado en esta instalación un coche camuflado de la Guardia Civil.

Otra de las hipótesis es que María del Carmen hirviera la cabeza. Desde el inicio, una de las líneas de trabajo de los investigadores ha sido saber cómo pudo dejar el cráneo prácticamente sin tejidos, que fue como apareció en la caja.

Otro de los muchos interrogantes a los que se enfrenta la investigación es conocer por qué María del Carmen pudo acabar con la vida de su pareja y, en este sentido, una de las teorías que se apuntan es que iba a dejarla.

La inspección del piso, que ha concluido hoy jueves, se ha prolongado durante los últimos cinco días, en un trabajo en el que ha participado un perro especializado en la localización de restos biológicos, Marley, al que se recurrió en casos como el de Diana Quer o Gabriel Cruz.

Carlos Ricondo, un primo de la víctima, ha explicado en declaraciones a Efe que el instituto armado llevará a cabo búsquedas en unos terrenos propiedad de Jesús María en Sámano, aunque no será el único lugar donde se trabaje.

A la vivienda de la calle Padre Basabe se fue a vivir Jesús María cuando se separó de su esposa y ahí convivió con María del Carmen, de 61 años y natural de Utrera (Sevilla), que fue detenida este fin de semana en ese piso.

El ADN y el registro del dentista, claves


Los análisis genéticos y el registro odontológico de Jesús María B.R. han sido claves para la identificación del cráneo de este hombre, que apareció en una caja en Castro Urdiales la madrugada del sábado. A falta de los resultados definitivos, según informa EFE, los expertos de Crimininalística de la Guardia Civil han podido cotejar el ADN hallado en el cráneo con muestras familiares, lo que ha corroborado que se trata de la pareja de la mujer detenida por este caso, María del Carmen M.G.

Jesús María estaba en paradero desconocido, y fue precisamente María del Carmen la que denunció a las autoridades su desaparición en abril, aunque el juez archivó el caso porque ella declaró que se había ido voluntariamente con 12.000 euros que tenía en casa, un relato que a sus familiares no les pareció creíble.

Además de las pruebas de ADN que se han realizado, los investigadores han contactado con el dentista al que acudía Jesús María y gracias a su registro odontológico se ha terminado de confirmar que el cráneo era suyo.

Este caso, que investiga el Juzgado de Instrucción número 3 de Castro Urdiales, sigue bajo secreto de sumario, mientras la pareja de Jesús María, María del Carmen, está en prisión provisional en el penal de El Dueso desde el martes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook