12 de agosto de 2019
12.08.2019

El 091 dispara al aire para detener a un cliente que se resistía dentro de un bar

Cinco policías reducen al arrestado en A Coruña, armado con un cuchillo y que provocó daños en el local tras discutir con el dueño por la cuenta

12.08.2019 | 02:27

La Policía Nacional recurrió a las armas de fuego para hacer un disparo al aire al tratar de reducir a un hombre que en la noche del sábado causó destrozos en una cafetería de A Coruña. Tres patrullas se desplazaron al bar de la calle Torreiro tras la llamada del responsable del local en la que les informó de que un individuo había entrado en su establecimiento y que debido a una discusión estaba rompiendo vasos y botellas y dañando parte del mobiliario. Tras casi una hora delante de la cafetería intentando controlar la situación para que el hombre saliera a la calle, cinco agentes entraron protegidos con armas y escudos, lo sacaron a la fuerza, lo introdujeron en un vehículo policial y lo llevaron detenido.

Según fuentes policiales, el individuo, de 39 años y nacionalidad senegalesa, es cliente habitual de la cafetería donde protagonizó el incidente y discutió con el propietario por no abonar las consumiciones que pidió. No le constan detenciones previas.

La intervención policial se produjo en un momento, a partir de las 23.30, en el que había muchos clientes dentro y fuera de los locales a ambos lados de la calle. Tras atender la llamada del dueño del local, dos unidades del 091 se situaron en el cruce próximo y una más llegó después, a medida que la tensión subió, para situarse frente a la cafetería, dado que el hombre, que llevaba un cuchillo de grandes dimensiones, se resistía a salir ante los requerimientos de los agentes que le hablaban desde la entrada.

Según la empleada de otra cafetería de Torreiro, el causante de los destrozos entró primero en su local y pidió que le sirvieran en un tono agresivo y en voz alta molestando a clientes. Al instante, dice, el hombre salió a la calle sin tomar nada y entró en otro negocio, en el que acabaría causando los daños y del que posteriormente saldría detenido. Aquí sí consumió pero se negó a pagar la cuenta, lo que motivó una discusión que derivó en comportamiento violento. El hombre cruzó al otro lado de la barra, mostró su cuchillo y comenzó a lanzar botellas y vasos al suelo.

Forcejeo con los agentes

Ya con los agentes delante del local y ante la negativa del hombre a salir del mismo y mientras seguía lanzando objetos contra los cristales de la entrada, los policías accedieron protegidos con un escudo y apuntando con pistolas. Uno de los agentes, según las mismas fuentes policiales, disparó al techo para intimidar al hombre.

Entre cinco efectivos se enfrentaron a él, lo inmovilizaron en el suelo y lo sacaron agarrándolo por las piernas, los brazos y el cabello para meterlo en un coche patrulla, de acuerdo con el relato de un testigo de la intervención. Dos policías sufrieron golpes y lesiones leves a consecuencia del forcejeo durante la detención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook