05 de agosto de 2019
05.08.2019
Otra masacre en el Medio Oeste

Un nuevo tiroteo en Dayton, Ohio, eleva hasta 30 la cifra de muertos

Diez personas perdieron la vida por disparos de un joven blanco, horas después del asesinato de 20 personas en Texas, calificado de terrorismo doméstico por la Fiscalía

05.08.2019 | 02:08
Homenaje a los fallecidos en Dayton. // Efe

Al menos 10 personas fallecieron, incluido el sospechoso, Connor Betts y su hermanay el novio de ésta y , y otras 27 resultaron heridas, en un tiroteo ocurrido en una popular zona de ocio Dayton (Ohio), horas después de una matanza aún mayor en Texas, en el sur de EE UU.

El número dos del cuerpo local de Policía, Matt Carper, confirmó en rueda de prensa que Connor Betts es el responsable de la masacre y que su hermana Megan, de 22 años, está entre los fallecidos, así como el novio de la joven.

Las nueve víctimas tienen entre 22 y 57 años y todas fueron encontradas en el mismo lugar, precisó el responsable policial, al agregar que hubo además 27 heridos.

Por ahora, sin embargo, no se han conocido detalles sobre el móvil del suceso.

Betts carecía de antecedentes penales y los cuerpos de seguridad registraron su domicilio en Bellbrook, apenas 25 kilómetros al sur de Dayton.

"Siempre estamos buscando qué es lo que podría haber motivado un acto tan horrendo como éste, estamos entrevistando a docenas de personas y revisando muchas evidencias electrónicas diferentes, para determinar eso. Aún no tenemos esa respuesta", explicó Carper.

Betts, 24 años y raza blanca, fue abatido por las fuerzas de seguridad apenas "un minuto después de abrir fuego", explicó Nan Whaley, alcaldesa de la ciudad.

Según las redes sociales, se trataba de un estudiante de psicología de la universidad de Sinclair y trabajaba en un restaurante de comida rápida.

"El tirador fue capaz de matar a nueve personas y herir a 27 en menos de un minuto. Y si no hubiésemos tenido policía en la zona y los miles de personas que estaban disfrutando de su noche del sábado, lo que habría sufrido esta ciudad", agregó.

La noticia sacudió al país cuando todavía estaba tratando de comprender y recuperarse de lo ocurrido en otro tiroteo masivo en El Paso (Texas), en la frontera con México, menos de 24 horas antes.

Respecto al ataque de El Paso, , las autoridades aseguraron ayer que lo están investigando como un caso de "terrorismo doméstico" y "delito de odio". Crusius condujo durante diez horas para llegar a El Paso desde su domicilio en Allen, en el extremo opuesto de Texas.

El fiscal del distrito de El Paso, Jaime Esparza, anunció que pedirá la "pena capital" para el autor de la matanza. "Vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y segura", indicó John Bash, fiscal federal para el distrito oeste de Texas, quien compareció junto a Esparza en rueda de prensa.

Previamente los investigadores habían adelantado un posible vínculo del sospechoso con un manifiesto publicado en internet que alerta de "la invasión hispana de Texas". El escrito, difundido poco antes de la matanza, denuncia "una invasión hispana de Texas" y advierte del "reemplazo de la gente de raza blanca por extranjeros", según informaron medios locales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas