25 de junio de 2019
25.06.2019

Sinaí Giménez y familiares se enfrentan a penas que suman más de 50 años de cárcel por agredir a varios guardias civiles y un abogado

Hay un amplio despliegue de seguridad y mediático

25.06.2019 | 10:39
Sinaí Giménez, a la llegada a los juzgados. // EFE

El conocido como el 'rey de los gitanos de Galicia', Sinaí Giménez, ha acudido este martes al Juzgado de lo Penal 1 de Pontevedra para sentarse en el banquillo junto a varios miembros de su familia, conocidos como el clan de 'los Morones', acusados de agredir a un abogado y a seis guardias civiles a las puertas del juzgado de Tui en el año 2014. "Yo la presión mediática la aguanto perfectamente", ha destacado.

Sinaí Giménez ha dicho a su llegada a la sede judicial en Pontevedra que están "todos tranquilos". "Porque sé que nada de lo que se dice es cierto", ha abundado.

Sobre la gran presencia de medios de comunicación que han acudido este martes al edificio de los juzgados de A Parda para seguir este juicio, ha subrayado: "Yo la presión mediática la aguanto perfectamente".

También hay un amplio despliegue de seguridad con alrededor de 20 agentes, tres furgones de la U.I.P. las Unidades de Intervención Policial y dos dotaciones de la Policía Nacional.

Penas que suman más de 50 años de cárcel en dos juicios por reyertas


Sinaí Giménez, conocido como 'rey de los gitanos de Galicia' y varios de sus familiares y allegados se enfrentan a penas que suman más de 50 años de prisión, en dos juicios que se celebrarán estos días por supuestos delitos de lesiones, atentado y obstrucción a la justicia.

Así, el juzgado de lo Penal número 1 de Pontevedra acogerá los días 25 y 26 de junio una vista en la que se piden en total 27 años de cárcel para Sinaí Giménez y varios miembros de su familia, conocidos como 'los Morones', por agredir a varios guardias civiles y un abogado a las puertas del juzgado de Tui (Pontevedra), en abril de 2014.

Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, el 30 de abril de ese año se habían concentrado "decenas de personas" en la plazuela frente al edificio judicial tudense, a la espera del traslado de dos detenidos que supuestamente habían amenazado al patriarca de la familia, Olegario Giménez.

En un determinado momento, Sinaí Giménez propinó varios empujones a un agente de paisano que estaba grabando imágenes del lugar; asimismo, fue atacado el abogado de uno de los supuestos agresores de Olegario Giménez, cuando salía del edificio.

Golpes a agentes y al abogado

En ese momento, según el ministerio público, Juan Paulo G.J. ordenó a distintas personas allí presentes, entre los que se encontraban las acusadas D.J.G. y María Consuelo G.J. y S.G.J., menor de edad en esa fecha, que "fueran a por él" . El letrado también fue insultado y se le arrojaron botellas de agua.

Ante esta situación, dos agentes de paisano que se encontraban en la zona, se identificaron y acudieron al lugar. Después de que uno de ellos sujetase a tres de los investigados, lo agarraron, empujaron y golpearon para que S.G.J. pudiese soltarse y, una vez que lo consiguió, agredió en la cabeza al agente y huyó.

Como respuesta, un grupo de personas se abalanzó sobre los agentes "empujándoles y golpeándoles", según recoge la Fiscalía. La acusación describe también en su escrito golpes con un paraguas a uno de los agentes, patadas, empujones y otras agresiones.

Petición de penas

Por estos hechos, que la Fiscalía califica como delitos de atentado contra agentes de la autoridad y obstrucción a la justicia, pide, para Sinaí Giménez, penas que suman cuatro años y medio de prisión; para su hermano Juan Paulo G.J. se solicitan seis años y medio de prisión y el pago de multas por más de 4.400 euros. A las mismas penas se enfrentan D.G.J. y M.C.G.J..

En cuanto a M.G.J. y S.G.J., la Fiscalía demanda un año y medio de prisión y una multa de 160 euros, para cada uno de ellos.

Finalmente, y en concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público pide que tres de los acusados indemnicen en 9.000 euros a uno de los agentes agredidos, y en 2.000 euros a otro. Por su parte, el abogado agredido ya renunció en su día a ejercer medidas o reclamar indemnización.

Reyerta en el mercadillo de Cangas

Por otra parte, la Fiscalía también formuló escrito de acusación contra 12 feriantes gitanos (siete de ellos del grupo conocido como 'zamoranos', y otros cinco de los 'Morones'), a los que considera autores de diversos delitos de lesiones, por una reyerta que tuvo lugar en el mercadillo de Cangas do Morrazo (Pontevedra).

Según el informe del ministerio público, los hechos, que se juzgarán entre el 1 y el 5 de julio en juzgado Penal 2 de Pontevedra, sucedieron en la mañana del 16 de octubre de 2015, cuando el acusado Sinaí G.J. inició una discusión con el acusado Enrique L.S. porque éste había instalado su puesto de venta en el mercadillo de Cangas ocupando dos metros más de extensión. La madre de Sinaí, Flora J.G., también le recriminó esa actuación y fue golpeada con la tarima del puesto en un costado.

A partir de ahí se inició una reyerta con golpes de barras de hierro, empujones y otros ataques, en la que se implicaron más de una decena de personas, entre ellas los 12 acusados, y otros familiares de uno u otro bando que acudieron a auxiliar a los heridos y que fueron, a su vez, golpeados.

Como consecuencia de la multitudinaria pelea, resultaron heridos de diversa consideración varios feriantes, tanto del grupo 'zamorano' como de la familia de los 'Morones'. La Fiscalía atribuye a los acusados diferentes delitos de lesiones.

En el caso de los 'zamoranos', el ministerio público pide para Enrique L.S., Javier D.G., y José Luis J.E., tres años y medio de prisión para cada uno. Además, para éstos y los otros cuatro acusados de este grupo (Luis L.S., Felipe S.J., Faustino J.B., y Manuel Jesús J.B.), pide multas que suman 8.100 euros, y que indemnicen a los heridos del 'bando' contrario en más de 7.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook