19 de junio de 2019
19.06.2019

Un condenado en Galicia a 10 años por abusar de una menor: "Pudo poner un candado en su cuarto"

El hombre recurre con este argumento ante el Supremo la sentencia de la Audiencia de A Coruña

19.06.2019 | 01:15

Un hombre condenado en octubre del año pasado por la Audiencia de A Coruña a 10 años de prisión y otros 10 años de libertad vigilada por abusar sexualmente de su hijastra de 12 años, ha recurrido la sentencia en casación ante el Tribunal Supremo.

Alega que las relaciones fueron consentidas por la menor y que "bien pudo la denunciante poner un candado en la puerta de su cuarto o evitar ir al salón a ver la televisión o entrar en el ordenador, lugares de la vivienda donde según los hechos probados de la sentencia tuvieron lugar los abusos, siempre en ausencia de su madre.

La defensa del condenado, en el escrito de casación ante el Supremo, se pregunta porqué la niña no denunció los hechos en un primer momento "nada más suceder el primer episodio de supuesta agresión" . A la vez que teitera que él no forzó en ningún momento a la menor y que hubo siempre consentimiento, por lo que solicita que se anule la sentencia condenatoria de la Audiencia Provincial y se absuelva a su cliente.

Entiende que ha sido condenado "sin prueba de carga válida" y que existe "manifiesto error" en la valoración de la prueba por el Tribunal ya que no se ha hecho caso de las manifestaciones del acusado, lo que en su opinión evidencia "un trato partidista".

La acusación particular, ejercitada por la madre de la menor, considera que el recurso debe ser inadmitido al considerar que la actividad probatoria es suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia, y que al alegar que él no forzó a la menor y que en todo momento hubo consentimiento, reconoce la comisión de los hechos.

La Audiencia de A Coruña condenó en octubre del año pasado al acusado a 10 años de prisión y otros diez de libertad vigilada por un delito continuado de abusos sexuales. Además le impuso la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima durante diez años y fijó una indemnización de 10.000 euros pro los daños morales causados. Los abusos tuvieron lugar entre septiembre de 2013 y agosto de 2014 en el domicilio familiar de la demarcación judicial de Corcubión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook