30 de mayo de 2019
30.05.2019

La tragedia en la carretera sacude al Choco 10 años después

En un accidente macabramente similar al de ayer murió un jugador del equipo y la novia de otro

30.05.2019 | 19:07
Los jugadores del juvenil del Choco en 2009, en el primer entrenamiento después del accidente en el que se vieron implicados varios compañeros // R. Grobas

El brutal accidente que ayer conmocionó a toda el área de Vigo, en el que dos chicas y un chico perdieron la vida en la AP-9, en Teis, no es la primera tragedia en la carretera que sacude al Choco. "Desgraciadamente, no es la primera vez que nos pasa", ha declarado, conmocionado, Iván Crespo, presidente del club redondelano.

Si los tres chicos que viajaban en el turismo siniestrado -uno fallecido, los otros dos heridos graves- habían jugado en las categorías inferiores del equipo, en un suceso terriblemente similar, hace 10 años, se vieron implicados cuatro juveniles y la novia de uno de ellos.

Pasada la medianoche el 17 enero de 2009, un grupo de jóvenes de 17 y 18 anos -las mismas edades que las de las víctimas del siniestro de ayer- cogía el coche para ir a una discoteca en O Porriño. Sin embargo, a la salida de Redondela, en la carretera N-550, se salieron de la vía en una curva por un exceso de velocidad, hipótesis que también se baraja para explicar lo ocurrido en Teis. A diferencia de anoche, hace 10 años sí hubo otro vehículo implicado, contra el que chocó el Volkswagen Golf en el que viajaban los jóvenes. La otra conductora resultó herida leve.

Las crónicas de entonces describen la misma conmoción y dolor que ahora, ante la pérdida de unas vidas que aún estaban por vivirse en gran parte. El fallecido en 2009 jugaba en el B del Choco, mientras que los tres que resultaron heridos lo hacían en el A. En el primer entrenamiento tras el siniestro, los compañeros de la víctima mortal no fueron capaces de salir al campo; lo de los heridos sí lo hicieron, para tratar de recuperar la normalidad. Uno de ellos perdió un pie, y hoy en día es el entrenador del Arcade.

Dos años después del accidente, el chico que conducía el coche, que acabó jugando varios años en el primer equipo del Choco, aceptó dos años de prisión por dos delitos de homicidio por imprudencia y tres delitos de lesiones por imprudencia grave. Admitió su responsabilidad y se confesó culpable, y no tuvo que cumplir pena de cárcel al no tener antecedentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook