20 de mayo de 2019
20.05.2019

El autor del tiroteo con dos heridos en Porriño lanzó 15 disparos con una semiautomática

Las fuerzas de seguridad sospechan que estaba preparado y buscan al hermano de Sinaí Giménez

20.05.2019 | 01:58
Familiares de la menor herida esperan noticias sobre su evolución delante del hospital. // Alba Villar

Una pedida de mano organizada por el grupo de etnia gitana de "Los Zamoranos" en el polideportivo municipal de Torneiros en Porriño, acabó a la una de la madrugada del sábado en un tiroteo atribuido al clan de "Los Morones"" que pudo convertirse en una masacre.

En la fiesta participaban 60 personas y dos jóvenes resultaron heridos. Una bala atravesó la cara de una menor de 15 años y se alojó cerca del oído, mientras que un chico de 18 años recibió un tiro por la espalda, a la altura del omóplato. Ambos fueron intervenidos quirúrgicamente y no se teme por su vida. El varón recibió ayer por la tarde el alta hospitalaria, pero la adolescente sigue ingresada.

Las fuerzas de seguridad buscan a Juan Paulo, hermano de Sinaí Giménez Jiménez -jefe del clan de "Los Morones" y rey de los gitanos gallegos- como presunto autor de los disparos y han identificado a una de las personas que le acompañaban. Al parecer, llegó al lugar de la fiesta en un Seat León, se bajó pistola en mano y, a cara descubierta, pegó 15 tiros al aire -el arma tendría capacidad para hasta 19 proyectiles- y huyó en el mismo vehículo. Las ráfagas de balas rebotaron en el techo alcanzando a los dos jóvenes.

"El ataque estaba preparado. Entró pegando tiros como en el Oeste con un arma semiautomática de grueso calibre, un 38, como demuestran los casquillos que quedaron en el lugar. Pudo ser una masacre porque los proyectiles no eran de plomo, sino de punta de metal, por eso no se aplastaron y rebotaron enteros penetrando en el cuerpo de los heridos", explican fuentes próximas a la investigación.

Numerosos familiares de los dos jóvenes heridos esperaban ayer por la mañana su evolución en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Poco después de las 10.00 horas la adolescente era traslada al Hospital Povisa para ser operada por especialistas maxilofaciales. En este centro sanitario vigués permanece ingresado por problemas de salud otro hermano de Sinaí Giménez, por lo que la Policía Nacional monto un operativo de seguridad para evitar nuevos enfrentamientos.

Los representantes legales de "Los Zamoranos" solicitarán ahora que se incremente la protección al colectivo y que la prohibición judicial que impide a "Los Morones" acercarse a los mercadillos se amplíe y tampoco puedan acercarse a su lugar de residencia.

La alcaldesa de Porriño, Eva García, mostró ayer su total apoyo a "Los Zamoranos" y su "más enérgica repulsa por los graves sucesos ". La regidora espera que "cuanto antes" se proceda a la detención y puesta a disposición judicial del autor o autores de los disparos, a la vez que desea la pronta recuperación de los heridos. La alcaldesa ha consensuado con el resto de grupos políticos una concentración de repulsa hoy al mediodía delante del Concello, e invita a todos los vecinos a asistir.

Juan Paulo Giménez se encuentra en libertad bajo fianza de 50.000 euros al ser uno de los investigados por el Juzgado de Cangas tras una querella de la Fiscalía contra su familia por supuestas extorsiones y coacciones a vendedores ambulantes en los mercadillos de la provincia de Pontevedra, así como por presuntos delitos de blanqueo y grupo criminal en el que varios testigos protegidos son de "Los Zamoranos". A raíz de esta investigación varios integrantes del colectivo de Porriño fueron tiroteados en 2015 en la VG-20 cuando regresaban del mercadillo de Coia en Vigo a sus domicilios en Torneiros. Entonces resultó herido un joven pero no se identificó a quienes dispararon .

El conflicto entre "Morones" y "Zamoranos" arranca ya en 2010 tras del "destierro" del colectivo porriñés, formado por más de 200 personas asentadas en la localidad pontevedresa desde hace más de 50 años, al negarse a pagar el canon a la cooperativa de vendedores ambulantes de "Los Morones". La paz se firmó con la mediación del Fiscal General de Galicia, pero el conflicto no se resolvió, sino que creció con reyertas en Redondela y Cangas. En el caso de Redondela Sinaí Giménez fue condenado a casi 3 años por amenazar de muerte al "zamorano" Felipe Salazar en noviembre de 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook