19 de abril de 2019
19.04.2019
Un caso próximo a juicio en la Audiencia

El clan acusado de esclavizar a trabajadores lusos en Vigo afronta penas de 2 a 4 años

Las víctimas, muchos de ellos indigentes, recibían dos platos de comida al día y vivían hacinados en caravanas -Eran golpeados en jornadas interminables montando palés

19.04.2019 | 01:26
Una caseta en la zona donde se explotaba a los trabajdores lusos. // P.N.

Los siete integrantes de un clan familiar luso-español acusados de explotar a compatriotas portugueses a los que traían desde su país y a los que mantenían vigilados, en condiciones infrahumanas y en régimen de esclavitud montando palés sin medidas de seguridad, en jornadas maratonianas, sin apenas paga y sin darles de alta en la Seguridad Social, se enfrentan a penas de entre 2 y 4 años de prisión, así como multas. El juicio está previsto en la Sección Quinta de la Audiencia con sede en Vigo los próximos días 4 y 5 de junio.

Los integrantes del clan captaban a sus víctimas entre personas "vulnerables" en Portugal a las que ofrecían trabajo en España. Pero al llegar se encontraron otra dura realidad en las "fábricas" de palés de Vigo situadas en un asentamiento en el Meixueiro y otro en Cabral, de donde no podían escapar al estar vigilados, según la Fiscalía. De hecho, algunas de las víctimas entregaron su documentación a los "jefes".

El caso se destapó en diciembre de 2016 cuando una de las víctimas logró escapar y alertó a la Policía Judiciaria de Portugal, que a su vez pusieron sobre aviso a la Policía Nacional. El relato de los perjudicados apunta que estaban obligados a montar palés con jornadas interminables de 16 horas, les daban dos platos de comida al día y vivían hacinados en una furgoneta, sin agua para poder lavarse y lavar la ropa. Además, si la producción de palés no era la prevista les golpeaban. Todo por un salario de 20 a 30 euros a la semana y sin posibilidad de vacaciones o dejar el trabajo.

El hombre luso que logró huir expuso que dos hombres le ofrecieron un contrato de trabajo en España y viajó con otros familiares además de un vecino, todos de la zona de Oporto. Una vez en Vigo los dividieron en dos grupos quedándose uno en la Baixada do Castelo-Bembrive y el otro grupo en el Camiño do Arieiro, en la zona de Meixueiro. Las jornadas laborales, manifestó, comenzaban a las 6 de la mañana y duraban hasta pasadas las 10 de la noche. Las pocas horas de descanso las pasaban hacinados en una caravana o un camión abandonado que había en las propias fincas. Siempre vigilados por algún miembro del clan.

En el banquillo de los acusados se sentarán siete procesados, tres mujeres y cuatro varones de la misma familia. A todos ellos se les imputa un delito contra la seguridad e higiene en el trabajo ante la falta de elementos de seguridad con que desempeñaban las labores las víctimas, por lo que la Fiscalía solicita 2 años de prisión para cada uno de ellos y muta de 1.800 euros. Además de esta petición, la pareja formada por F.D.S.M y M.D.A.D.A. afronta dos años más cada uno y otra multa igual por un delito contra los derechos de los trabajadores. El Ministerio Público sostiene que los acusados obtenían un provecho económico de la explotación laboral de los afectados, a quienes restringían sus derechos y ponían en peligro su integridad física y su salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook