14 de marzo de 2019
14.03.2019

Un juez de Ourense investiga la muerte de un bebé y las lesiones que tiene su mellizo

La autopsia al niño fallecido no aclaró la causa ni halló signos violentos -Los informes médicos son claves en este caso, aún en plena indagación policial y sin imputados

14.03.2019 | 03:18

El ingreso con lesiones costales de un bebé de Ourense de unos dos meses activó una primera señal. La muerte en casa, días después, de su mellizo incrementó las alarmas, aunque la autopsia no halló signos de violencia ni logró determinar la causa. Desde principios de mes, la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Ourense investiga los hechos, toma declaraciones y pidió varios oficios al juzgado para agotar todas las vías. No hay ninguna persona imputada ni a día de hoy existen evidencias de negligencia en los cuidados.

La causa del fallecimiento, que en el ámbito sanitario se atribuyó a posible muerte súbita, no pudo concretarse en la prueba post mortem. Falta el resultado del análisis de las muestras remitidas al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid. Mientras las pesquisas continúan, el fiscal de Menores urgió poner en marcha las medidas de protección. La Xunta se encarga de la atención urgente o guarda provisional del menor ingresado en Pediatría del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). Los padres pueden seguir visitando a su hijo en el hospital, pero solo con supervisión, tras acordarlo así un juez.

Cuando el fiscal tuvo conocimiento de que este bebé presentaba lesiones en las costillas, además del caso de su hermano, pidió la tutela urgente a la administración autonómica, que es la que tiene competencia en la protección de los menores.

Por estos hechos hay diligencias abiertas en el Juzgado de Instrucción 1 de Ourense. Tras recibir el informe de autopsia, el juez autorizó la licencia de enterramiento del pequeño. Los padres, con quienes los agentes se entrevistaron, dicen que estaban durmiendo y cuando fueron a ver a su hijo estaba muerto,. Ocurrió la madrugada del domingo 3 al lunes 4 de marzo. Llamaron a emergencias, pero los sanitarios ya no pudieron hacer nada. Mientras, las fracturas en las costillas que presenta el mellizo las atribuyen a un intento de reanimación tras un supuesto ahogamiento. El domicilio fue inspeccionado por los agentes.

Desde el inicio de la causa, el juzgado requirió informes médicos de los distintos especialistas implicados en el caso para averiguar el mecanismo de producción de las lesiones costales. Por ahora no se ha citado a ninguna persona a declarar, a la espera de lo que expongan dichos informes.

Guarda provisional

Mientras las pesquisas siguen, la Xunta ha efectuado una atención inmediata -la llaman guarda provisional- del hermano ingresado, después de que la Fiscalía instase la tutela urgente del pequeño para garantizar su protección mientras no se esclarezcan judicialmente los hechos. La Consellería de Política Social explicó que "a medida adoptouse no momento do ingreso do bebé no hospital, tras o aviso da traballadora social. Mantense na actualidade". La medida tiene carácter provisional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook