15 de febrero de 2019
15.02.2019

Nueva condena de cárcel para uno de los cabecillas de "Los Betas"

José Albany R.T. acepta dos años de prisión por robar un teléfono a punta de cuchillo a un joven - Tiene otra pena por hechos similares

15.02.2019 | 02:10
José Albany, en un juicio. // C.G.

El goteo de juicios en Vigo contra presuntos miembros de la banda latina de "Los Betas" continúa. Uno de los considerados cabecillas del grupo juvenil, José Albany R.T., aceptó ayer dos años de cárcel por robar un teléfono móvil a punta de cuchillo a un joven en plena calle. El acusado, para el que se decretó prisión provisional en el marco de otra causa que investiga si estos chicos conformaban un grupo criminal, suma así una nueva condena en su historial. El pasado mes de diciembre este dominicano de 21 años de edad ya fue sentenciado por hechos muy similares. La diferencia entre aquel juicio y la vista celebrada ayer es que en el primero se declaró inocente y ahora decidió confesar su culpabilidad.

Los hechos que se resolvieron en esta vista de conformidad sucedieron el 25 de julio de 2017, algo más de un año antes de que la banda fuese desarticulada en un operativo desarrollado por la Guardia Civil. Según relata la Fiscalía en su escrito de calificación, José Albany, actuando conjuntamente con otra persona que no pudo ser identificada, abordó a medianoche a un joven en la calle Fragoso de Vigo. La víctima caminaba sola y el acusado le colocó un cuchillo a la altura de la barriga, a la vez que le exigía que le diera su teléfono móvil. A continuación, le arrebató directamente el terminal de las manos. El perjudicado no opuso resistencia alguna ante el temor que le causaron el condenado y el otro atacante que le acompañaba.

Este presunto líder de "Los Betas" asumió la autoría de un delito de robo con violencia e intimidación con uso de instrumento peligroso. El Ministerio Público pedía inicialmente cuatro años y tres meses de cárcel, pero redujo su solicitud a a dos años al aplicarse como atenuantes que el encausado era consumidor de drogas y sufría al tiempo de los hechos una leve alteración psicótica. También se le tuvo en cuenta la atenuante de reparación del daño, ya que la víctima ya fue indemnizada. El teléfono estaba valorado en 169 euros.

Mientras se suceden los juicios por los robos y hurtos que se atribuyen a esta banda que supuestamente trataba de copiar los modos de las organizaciones delictivas latinas, el Juzgado de Instrucción 5 prosigue con las pesquisas de la causa principal tras la operación policial de octubre de 2018.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook