13 de febrero de 2019
13.02.2019

Increíble intento de fuga en A Coruña: ataca a un policía, se cambia de ropa y llega al garaje de la comisaría

El detenido por atracar un banco agredió con una manta al agente, salió de la celda y se metió en un vestuario. Tiene más de 30 antecedentes por atracos en España

13.02.2019 | 09:25
Cuartel de Lonzas en A Coruña. // Roller

El detenido como presunto autor del atraco a mano armada de una oficina de La Caixa en A Coruña intentó huir de la comisaría al atacar a uno de los tres agentes que se encontraba de servicio en el edificio. El hombre, según fuentes cercanas a la investigación, solicitó a los policías que le llevasen una manta, ya que la suya estaba sucia por haber vomitado en ella. Cuando el agente le facilitó la manta, el hombre se abalanzó sobre él e intentó asfixiarlo. Fruto de esta agresión, el policía nacional tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario, ya que sufrió una fractura y múltiples lesiones.

El presunto ladrón, sobre las 16.15 horas del lunes, al poco de ser detenido, consiguió salir del calabozo, entrar en el vestuario de los agentes y abrir las taquillas para cambiarse de ropa y salir de las instalaciones policiales sin levantar sospechas. Llegó solo al garaje, ya que los agentes de la oficina de denuncias, que estaban trabajando esa tarde, consiguieron detenerlo en una de las habitaciones del edificio antes de que llegase más lejos.

Era la segunda vez que la Policía Nacional lo arrestaba en el mismo día. Dos más en una larga lista de acusaciones, ya que el hombre, que procede de Hungría, tiene más de treinta antecedentes por robos con violencia e intimidación en otros puntos de España.

La Policía Nacional lo detuvo el lunes, tan solo unas horas después de que hubiese perpetrado un robo en la oficina de La Caixa de la calle San Mateo. Fuentes policiales comentaron a este diario que el hombre había estado merodeando por la zona y que, sobre la una de la tarde se había atrevido a entrar. Entonces, encañonó por la espalda con una pistola a la encargada de la sucursal, le pidió 3.000 euros y también que estuviese tranquila tanto a ella como a su compañera y prometió no hacerles daño. Las trabajadoras de la entidad le entregaron mil euros, en lugar de los 3.000 que él pedía, y el hombre emprendió la huida a pie.

Los investigadores ya estaban sobre su pista, ya que es el principal sospechoso de los asaltos a entidades bancarias que se han realizado durante los últimos meses en la comarca. Los agentes sospechan que es el autor de, al menos, cinco golpes a sucursales de la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook