02 de enero de 2019
02.01.2019

"Déjenle sin coche y que se busque la vida, yo no le voy a pagar la juerga"

El padre de un joven portugués que se gastó todo el dinero en la Nochevieja en Vigo y dio positivo en alcohol se niega a enviarle los 500 euros de la multa

02.01.2019 | 00:59

Celebró la llegada del 2019 por todo lo alto en Vigo. Pero tras la fiesta este joven portugués, que iba al volante del Mercedes clase S de su padre, se topó con un control de la Guardia Civil de Tráfico. Y con el aparente hartazgo de su progenitor, que molesto por las consecuencias de la juerga de su hijo, comunicó a los agentes que no enviaría los 500 euros de multa impuestos al chico, que se había gastado todo su dinero en los festejos. "Déjenle sin coche y que se busque la vida, no le voy a pagar la juerga", dijo por teléfono.

La Guardia Civil de Tráfico estableció en Nochevieja un dispositivo especial en las carreteras. La vigilancia se intensificó entre las dos de la tarde del 31 de diciembre y el mediodía de ayer. Junto al control de velocidad, se hicieron más de 4.000 pruebas de alcoholemia y casi 200 de drogas en toda Galicia: 93 conductores dieron positivo a alcohol y otros 17 a estupefacientes.

En la provincia de Pontevedra, en la zona fronteriza, se detectó un alto número de portugueses que cruzaron la frontera para disfrutar del Fin de Año en Galicia, especialmente en Vigo. El Instituto Armado, que destaca que entre éstos se detectó mayor porcentaje de positivos que entre los españoles, relata que al no residir en España, los vecinos del país vecino deben pagar en el momento la multa que se les imponga. Esto dio lugar a una curiosa situación con uno de los sancionados.

El joven estuvo de fiesta en Vigo, gastándose todo el dinero en efectivo que tenía y agotando además el saldo de sus tarjetas. De vuelta a casa en un Mercedes de alta gama, en un control en la autovía en Mos, lo paró la Guardia Civil. Dio positivo en alcohol. Y, sin dinero, no pudo consignar el depósito de 500 euros de multa. Los agentes se pusieron en contacto con su padre, dueño del coche. Le comunicaron que debía recoger a su hijo y hacerse cargo del vehículo. El hombre mostró su malestar con el fin de fiesta que tuvo el joven. Tras manifestar que "no le enviaría" más dinero, pidió incluso a los efectivos que dejasen al chico sin el coche. "Que se busque la vida, no pienso pagarle la juerga", dijo. La Guardia Civil le informó de que la grúa llevaría el turismo al depósito, un coste a mayores de la sanción administrativa. "Hágalo", les dijo el padre del conductor, añadiendo que ya iría a buscarlo y también que "ya ajustaría cuentas" con su hijo.

Otro conductor portugués que dio positivo sí pagó la multa e incluso agradeció a los guardias que le impidiesen seguir conduciendo. En la AP-9, a la salida de Vigo, una mujer no se percató del control y fue perseguida 4 kilómetros hasta Rande. También superaba la tasa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook