20 de septiembre de 2018
20.09.2018

Buscan a un perro que mordió en el cuello a una mujer en Carral

El animal no está catalogado como raza peligrosa y es propiedad de su ahijado

20.09.2018 | 11:53
Ejemplar de American Bully

La mujer a la que este lunes por la tarde atacó el perro de su ahijado en Carral permanece hospitalizada en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), debido a las lesiones que sufrió en la cara y en el cuello.


Los agentes del puesto de la Guardia Civil de Carral han iniciado la búsqueda del animal, un American bully --un cruce de distintas razas-- por la localidad coruñesa, debido a que el perro está desaparecido desde que se produjo el ataque.


Según han explicado a Eruopa Press fuentes de la Guardia Civil, la mujer había intentado parar una pelea que se había iniciado entre dos perros que tenía en la finca de su casa, que también son propiedad de su ahijado y, en ese momento, fue atacada por el animal.


Cuando los agentes, que recibieron el aviso por parte del servicio de emergencias del 112 Galicia, llegaron a la vivienda el perro estaba atado en un poste.

Sin documentación
Al solicitar la documentación del animal, el dueño, el ahijado de la mujer atacada, les mostró tan solo una tarjeta portuguesa. Además, los agentes constataron que el perro carecía de microchip y que las últimas vacunas reguladas eran del año 2013.


Tampoco los otros perros que se encontraban en la finca están en regla, de modo que la Guardia Civil ha denunciado a su propietario en ambos casos, en uno por carecer de microchip y en el otro por no contar con las vacunas reglamentarias.


Pese al ataque sufrido, la mujer no ha querido presentar denuncia, al tratarse del perro de su ahijado, de modo que la Guardia Civil ha tramitado la denuncia por vía civil debido a que el perro regularizado en España y carecía de la documentación pertinente.


En cuanto al animal, cuando los agentes regresaron el miércoles a la vivienda para verificar la documentación y la cartilla de vacunas, su propietario les indicó que había desaparecido.


Un vecino informó que lo había visto en una cuneta en una carretera próxima y que podría haber sido atropellado, pero los agentes no lo localizaron y no han podido confirmar este extremo.


El American bully es un tipo de perro que no está incluido en el catálogo de razas peligrosas, aunque se trata de un cruce entre varias de ellas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook