12 de junio de 2018
12.06.2018
Un grave accidente que llega a juicio en la Audiencia de Vigo

El ciclista que quedó parapléjico en el monte Alba: "Cuando vi la piedra ya no pude evitarla"

Los comuneros acusados de colocar obstáculos en el monte para impedir el paso de deportistas lo niegan -El fiscal pide dos años y medio de cárcel y que paguen al perjudicado 832.000 euros

12.06.2018 | 08:17
Diego, el ciclista que quedó parapléjico, ayer, a su llegada a los juzgados de Vigo. // M. G. Brea

"Nunca ordené colocar piedras, nunca pusimos piedras; al contrario, nos encargábamos de retirarlas". Estas frases las repitió ayer varias veces durante su interrogatorio José C.A., que era vicepresidente segundo de la Comunidad de Montes de Valladares y encargado de los trabajos de mantenimiento de montes cuando en septiembre de 2014 un ciclista quedó parapléjico en el monte Alba de Vigo. El deportista impactó contra una gran piedra que, colocada presuntamente a modo de trampa, se topó de forma sorpresiva tras realizar un salto en un sendero forestal. El juicio arrancó ayer en la Audiencia viguesa. Y lo hizo con el testimonio exculpatorio de los cuatro acusados, para los que el fiscal pide dos años y medio de prisión. Junto a José C.A. se sentaron en el banquillo los tres miembros de la cuadrilla a los que el directivo supuestamente dio la orden de colocar "obstáculos" en el monte para "impedir" o "dificultar" que los ciclistas -a veces también había aficionados al motocross- practicaran deporte por allí: Antonio V.G., capataz; Miguel G.V., peón forestal; y Raimundo P.G., que hacía trabajos en beneficio de la comunidad.

El accidente fue la tarde del 4 de septiembre de 2014. José C.A. relató que para aquella jornada, en la que él no fue al monte, había ordenado a la cuadrilla que por la mañana retiraran unas piedras que había en un camino y que impedían el paso de un tractor a una finca, así como que talasen unos árboles -acacias- que estaban "secos" y "podían caer a la carretera" , en una zona alejada de la pista del siniestro. "Donde se cortaron los árboles no pasan ciclistas; vi en ocasiones vacas y caballos, pero nunca ciclistas", dijo. Por la tarde, explicó, los operarios se limitaron a hacer labores de vigilancia para prevención de incendios.

José C.A. manifestó que desde que estaba en la comunidad "siempre" hubo ciclistas practicando deporte por el monte y que no estaban "molestos" con ello. "No había ningún acuerdo para que no pasasen por allí", ahondó, añadiendo que incluso "quisimos promover un par de circuitos" en la zona. Sobre un "enfrentamiento" anterior a los hechos con un deportista por el que le preguntó la Fiscalía, matizó que fue a causa de unos palés que el joven había colocado: "Lo que le dije fue que era un peligro para ellos y para la gente que pasaba por allí".

Además del directivo, el capataz y los otros dos miembros de la cuadrilla acusados también se declararon inocentes, rechazando que hubiesen colocado obstáculos y precisando incluso que aquel día ni siquiera pasaron por el camino del siniestro. Al respecto de los trabajos que hacían, como la tala de árboles, insistieron en que nunca dejaban nada en las pistas. "El camino siempre queda limpio y libre", dijo el peón forestal.

Tras el testimonio de los acusados, compareció Diego, el ciclista que quedó parapléjico a causa del accidente. El deportista revivió lo ocurrido aquella tarde de hace casi cuatro años. Así, contó que tras recorrer varios kilómetros por un monte de Coruxo, se dirigió al Alba. Iba solo y llevaba casco. El camino donde ocurrió todo lo conocía "perfectamente". Llevaba dos años acudiendo allí una vez a la semana. "Me preparé para hacer la bajada, estaba todo como siempre; pero cuando llegué a la zona donde hay un salto, a la hora de cogerlo, me di cuenta de que había una piedra grande; choqué contra ella y salí despedido contra el muro de un camino, impactando con la cabeza", describió. Antes de ese salto o cortado había una "ligera curva". "La piedra no se veía, estaba oculta en la trayectoria que llevaba; la vi ya cuando estaba encima del cortado, cuando tenía la rueda en el aire, por lo que no pude realizar ninguna maniobra para evitarla ni para frenar", declaró.

Tras el accidente fue consciente de la gravedad del mismo. No llegó a perder el conocimiento. "Tardé unos minutos en asimilarlo y después cogí el teléfono móvil de la mochila", recordó Diego. Hizo varias llamadas para avisar de lo sucedido, pero los primeros en encontrarlo fueron otros dos ciclistas que estaban haciendo la misma ruta, entre ellos uno que ayer ya declaró como testigo en el juicio.

La Fiscalía atribuye a los cuatro acusados la presunta autoría de un delito de lesiones por imprudencia grave. Además de la pena de dos años y medio de cárcel, demanda que indemnicen a la víctima con más de 832.000 euros, para lo cual reclama la declaración de la responsabilidad civil subsidiaria de la comunidad de montes. La acusación particular eleva su petición a 6 años de cárcel y fija la indemnización en casi 1,5 millones. Las defensas solicitan la libre absolución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine