Dos años y un día de prisión y una multa de 6.000 euros. A esta pena se enfrenta el dueño de un galpón de Gondomar en el que fueron halladas 115 plantas de marihuana y varios objetos y útiles para su cultivo y conservación. El juicio comenzó ayer en el Juzgado de lo Penal 3 de Vigo pero tuvo que ser suspendido y proseguirá otro día.

Las plantas arrojaban un peso de 622 gramos y un valor en el mercado de un total de 3.439 euros. Aunque muchas todavía se encontraban en fase de crecimiento, la gran mayoría estaban ya listas para una posible distribución.