Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevas formas de violencia contra la mujer

El maltrato se dispara en las redes sociales y supera en denuncias a las estafas en internet

Amenazas e insultos de exparejas en Facebook y WhatsApp no quedan impunes: el rastro cibernético es el aliado de la víctima -Mensajes con comentarios molestos también son delito

"No me olvido, solo soy paciente", "sin foto también tebeo cuando hablas y con el de tu hija también y telegran". Estos mensajes dirigidos a su expareja, reflejan uno de los muchos casos que los juzgados de Violencia contra la Mujer tramitan en Galicia procedentes de redes sociales y que superan ya en número de denuncias a las estafas en internet. Las nuevas tecnologías han evidenciado una nueva forma de maltrato que no deja de incrementarse, según los expertos. Uno de cada cuatro delitos diarios de media cometidos a través de Internet en la provincia de Pontevedra son insultos, amenazas leves o vejaciones, según la última memoria de la Fiscalía.

Los casos por comentarios injuriosos, amenazas o acoso a exparejas a través de WhatsApp y redes sociales como Facebook, se han disparado en los últimos tiempos. "Es difícil precisar un número exacto, pero los Juzgados de lo Penal de Vigo celebran una media de cinco juicios al mes, sin contar con las investigaciones abiertas", confirma Alberto Valle Pavón, fiscal especializado en violencia de género en Vigo que resalta también el alto índice de agresiones físicas.

Expertos telemáticos destacan un repunte importante de casos de ruptura sentimental en el que la expareja, generalmente "el dejado" insulta o veja a su expareja. "Muchos no saben que es un delito de violencia verbal de género y se tramite en los Juzgados de Violencia", apostillan.

La vulneración al derecho a la intimidad en las redes sociales y el acoso con el envío masivo de mensajes, primero intentando retomar una relación y después, al no conseguirlo, con revelación de datos, fotografías íntimas o insultos en Facebook, son cada vez más habituales y en estos momentos centran el grueso de las investigaciones de las fuerzas de seguridad, superando ya a otro tipo de delitos informáticos como las estafas.

La reforma del Código Penal, en vigor desde el pasado 31 de julio , no sólo ha duplicado las condenas previstas en el anterior, sino que también convierte en delito leve los contenidos injuriosos leves que antes se juzgaban como simples faltas. También pasan a ser delitos aquellos mensajes que sin ser injuriosos o amenazantes son "molestos" para la víctima, tanto por su contenido como por ser repetitivos, como por ejemplo "conmigo no se juega".

El acoso, penado con un máximo de un año de prisión antes de la revisión de la Ley, tiene ahora una condena de 2 años, y los 80 días de trabajos en beneficio de la comunidad convierten en 120 días. El acoso se regula ahora de forma similar al maltrato habitual. Una pena que se castiga aparte de otros delitos que pueden darse a la vez, como el quebrantamiento si se incumple la orden de alejamiento, o las amenazas, que van en función del contenido de los mensajes.

El fiscal Alberto Valle Pavón destaca que los delitos de maltrato en las redes sociales no quedan impunes, pues se constituyen en prueba contra el acusado, de ahí la importancia de que las víctimas denuncien: "Son una prueba contundente de maltrato psicológico o de quebrantamiento de la orden de protección ya que esos mensajes quedan registrados". Y es que frente a la invisibilidad del maltrato a la mujer, casi siempre en ámbitos privados y sin testigos, el maltratador sí deja su rastro en la red.

Compartir el artículo

stats