Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

El padre de una niña tutelada en Vigo, condenado por denunciar falsos abusos

Llamó al 112 y a la Guardia Civil alertando de delitos flagrantes para frustrar las visitas de la menor a su madre y su nueva pareja

Los jugazdos de Vigo. // Marta G. Brea

Los jugazdos de Vigo. // Marta G. Brea

Un año y tres meses de prisión y 4.320 euros de multa por un delito de denuncia falsa. Esta es la condena confirmada por la Sección Quinta de la Audiencia con sede en Vigo a un padre que denunció hasta en cuatro ocasiones falsos abusos sexuales y malos tratos a su hija menor, de 6 años, por parte de su madre y del nuevo compañero sentimental de ésta para frustrar las visitas que tenían autorizadas.

La pequeña quedó bajo la custodia paterna tras la separación de la pareja, pero después la Xunta decretó el desamparo de la niña, asumió su tutela y la trasladó a una vivienda de Aldeas Infantiles en Vigo. Su madre tenía reconocidas visitas los fines de semana en el domicilio de su nueva pareja en Gondomar.

Guardia Civil, 112, Teléfono de la Infancia y Juzgado de Instrucción centraron las reiteradas denuncias presentadas por el padre de la niña, con antedecentes penales cancelados, para dificultar las visitas de ésta a su madre, según el auto dictado por la Sección Quinta de la Audiencia en Vigo y que ratifica la condena impuesta por el Juzgado de Penal.

La primera llamada telefónica la realizó al Servicio de Emerxencias 112 el día 22 abril de 2012, si bien fue desviada al cuartel de la Guardia Civil de Baiona dada la gravedad de lo que denunciaba. Aseguró que desde su domicilio observaba abusos sexuales a una menor y dio la dirección de su expareja y su nuevo novio. Una patrulla de la Guardia Civil se trasladó al domicilio y el Juzgado de Instrucción 2 de Vigo abrió diligencias previas, que fueron archivadas por falsas el 9 de mayo del mismo año.

Unos días antes del archivo, el 1 de mayo, efectuó una nueva llamada al Teléfono de la Infancia y refirió la situación de abusos sexuales que estaría sufriendo una niña de 6 años. Dio el nombre de la nueva pareja de su mujer y afirmó que había visto tocamientos a la pequeña en varias ocasiones, cada vez que la niña salía a jugar con un gato. Menores inició entonces un expediente y urgió gestiones inmediatas a la Policía Autonómica. A otras llamadas similares realizadas al 112, sumó en junio de 2012 una denuncia en el Juzgado de Instrucción 4 de Vigo contra su mujer, acusándola también en falso de malos tratos a la niña según le había contado la pequeña. Diligencias que también se archivaron y le sentaron a él en el banquillo por denuncia falsa.

Compartir el artículo

stats