El alcalde de Santiago, Agustín Hernández, aseguró esta misma mañana que "la instalación cumplía la normativa", en alusión a la farola que supuestamente provocó la muerte de una niña de 14 años durante esta madrugada en las fiestas de Guadalupe, en el barrio compostelano de Vite.

No obstante, el regidor aseguró que se trata de una "primera valoración" y que hay que "clarificar" lo sucedido que, recalcó, es un "hecho extraordinario". "Es la primera vez que un hecho de semejante gravedad se produce en este concello", afirmó. Precisamente el propio ayuntamiento, que requirió de la concesionaria del servicio "información para conocer qué ocurrió", es, dijo, "el primer interesado en esclarecer absolutamente todo lo ocurrido, las causas". "Lógicamente como titulares de esa instalación pedimos el informe necesario para identificar las causas", explicó.

Preguntado por si sería conveniente una revisión preventiva del resto de instalaciones similares en Santiago, Hernández reiteró que se trata de un "hecho extraordinario" y que lo que tienen que hacer "es seguir con el cumplimiento de la normativa, que es lo que hace la empresa encargada". "Lógicamente en la normativa eléctrica existen una serie de protocolos que es lo que me trasladan que en este caso se cumplía", indicó, pero también apeló a la "prudencia" y a la "tranquilidad" para conocer "todas y cada una de las causas", el "primer objetivo" del consistorio.

El alcalde, que se desplazó en la misma madrugada al lugar de los hechos, reiteró en varias ocasiones sus "más sinceras condolencias" a los familiares de la niña y las de todo el personal del Concello. Además, avanzó que "se van a trasladar psicólogos" a casa de los padres de la menor "para intentar que puedan superar este trance, que es durísimo".