13 de septiembre de 2014
13.09.2014
Faro de Vigo

El fiscal pide 15 años para un vigués que intentó electrocutar a su mujer en la bañera

La víctima logró salir del agua y se arrastró hasta el dormitorio donde, según la acusación, el agresor la estranguló hasta que entró en coma » El juicio se celebra en Pontevedra

13.09.2014 | 01:46
El fiscal pide 15 años para un vigués que intentó electrocutar a su mujer en la bañera

Un macabro intento de asesinato machista en Vigo llega a juicio el próximo martes en la Audiencia Provincial de Pontevedra. El presunto agresor se enfrenta a una condena de 15 años de prisión, menos un día. Es decir, 14 años, 11 meses y 29 días de cárcel. Esta es la pena que solicita la Fiscalía para un vecino de Vigo acusado de intentar electrocutar a su mujer aprovechando que ella se encontraba en la bañera y, al no conseguirlo, estrangularla en el dormitorio del domicilio familiar hasta que perdió por completo el conocimiento y entró en coma.

Los hechos que juzgará la Sección Cuarta del tribunal provincial tuvieron lugar el día 3 de noviembre del año 2012, si bien no habían trascendido hasta que ayer se anunció la celebración del juicio. El caso del intento de asesinato de esta mujer se instruyó en el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Vigo, ciudad en la que residía la pareja, pero será la Audiencia de Pontevedra la que dicte sentencia.

El Ministerio Público imputa al procesado un delito de asesinato en grado de tentativa. Sostiene que el hombre aprovechó que su mujer estaba en la bañera para lanzar un calefactor encendido al agua, con la intención de electrocutarla. La víctima, sin embargo, consiguió salir del baño y llegó hasta la habitación.

Entonces, siempre según la acusación pública, el acusado agarró a su mujer por el cuello en el dormitorio y presuntamente la estranguló hasta que ella se quedó inconsciente, lo que provocó que entrase en estado de coma.

El presunto agresor fue detenido el mismo día de los hechos. Tras pasar dos días en los calabozos, mientras la Policía preparaba el atestado e iniciaba la investigación, pasó a disposición del Juzgado de Violencia de Vigo. La magistrada, tras tomarle declaración, le envió a prisión provisional como imputado por un presunto delito de intento de homicidio. A lo largo de la investigación, tras los informes forenses, la práctica de diversas pruebas y la resolución de recursos, la Fiscalía cambió la calificación inicial de intento de homicidio por la de intento de asesinato.

La cortina de la bañera, que estaba echada en el momento en el que hombre tiró el calefactor encendido al agua aprovechando que su mujer estaba dentro de la bañera, resultó crucial para el cambio de calificación del delito.

El fiscal considera que la víctima no podía ver acercarse a su marido ni lo que este hacía, por lo que no tuvo opción alguna de defensa.

Las facultades de la mujer habrían quedado mermadas tras las cargas de la corriente y aunque logró salir, de la bañera, al llegar al dormitorio tampoco habría podido defenderse del intento de estrangulamiento.

La defensa del procesado recurrió en su día tantos las escuchas telefónicas practicadas como los registros domiciliarios, según recogía la memoria de la Fiscalía de 2012, con el caso todavía en fase de instrucción.

Aunque todavía no ha trascendido la lista completa de los testigos citados para la vista oral, además de la declaración de la víctima y de su presunto agresor, en el juicio testificarán varios peritos y los agentes de la Policía Judicial que acudieron a la vivienda el día de los hechos, así como los responsables de los distintos informes policiales y los médicos forenses.

La vista oral comenzará a las 10 de la mañana en la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook