Mª Angeles R., cuyo rostro quedó desfigurado después de que un desconocido le arrojara ácido, indentificó en el juicio a la persona que el 20 de junio de 2012 le arrojó ese líquido corrosivo en plena calle y aseguró que siempre sospechó que detrás de esta brutal agresión estaba el que fuera su marido.

"Sí, fue él", manifestó tras girarse a observar el rostro de uno de los acusados. La Audiencia Provincial de Madrid comenzó a juzgar ayer al turco Ozgur y al presunto sicario de origen colombiano contratado por éste en mayo de 2012. El 20 de junio de ese año, un individuo sorprendió a la mujer en la calle y le arrojó ácido en el rostro.

El exmarido de la agredida se enfrenta a una petición fiscal de 24 años de prisión por un delito de lesiones de gran deformidad, coacciones graves, violencia psíquica habitual, robo con violencia y una falta de lesiones. El presunto sicario, Bryan S.C., afronta 19 años de prisión.