03 de diciembre de 2013
03.12.2013

El fiscal pide 16 años para un expolicía acusado de ahogar a su exnovia en Carnota

El exagente admite que estuvo con ella pero que la dejó viva en la playa - Las acusaciones sostienen que la mató para apropiarse de su dinero

03.12.2013 | 01:25

El expolicía nacional J.C.F., acusado de ahogar a su novia María Dolores Villar en la playa de Carnota el 2 de agosto de 2008, alegó ayer durante el juicio celebrado en la Audiencia de A Coruña que habían roto la relación iniciada cuatro meses antes de su fallecimiento y que la llevó en coche hasta el arenal porque eran amigos.

Una vez allí, se dio un baño y se fue. Su versión contrasta con la de las acusaciones pública y popular, quienes sostienen que salía con la mujer para apropiarse de su dinero y que la engañó para que lo acompañase hasta la zona aislada de la playa donde presuntamente la mató. La representante del Ministerio Público señala en su informe que, aunque ya no convivían, mantenían la relación el día en el que sucedieron los hechos.

El imputado admitió que recogió a la víctima en Ciudad Jardín y que, en principio, la iba a llevar en su vehículo hasta Finisterre porque le dijo que había quedado allí con unos amigos. Después, la mujer cambió de opinión, según el testimonio del sospechoso, y le pidió que la llevase a Carnota. "Me di un baño y después le dije que me iba y me pidió que la trasladase en coche hasta otra zona porque había más gente. Ella fue andando y yo en coche. Le bajé las cosas a la playa, estuve unos cinco minutos y me fui", declaró el exagente.

Las acusaciones aseguran que ese día casi no había bañistas porque hacía mal tiempo, algo que negó el imputado, que está en libertad. "Había muchos coches, aparqué en la carretera", subrayó el acusado, que está asistido por el penalista José Ramón Sierra.

La fiscal, que exige que sea condenado a 16 años de prisión, le preguntó sobre el "cambio" de su aspecto físico, ante lo que respondió que tiene cáncer. "No me cambié la imagen, me la cambió la vida, señoría", le respondió el procesado, al tiempo que relató que mantuvo una relación con la víctima "de convivencia plena" y que se sintió "muy mal" cuando se enteró de que había muerto. El Ministerio Público sostiene que el acusado robó 15.000 euros de una caja fuerte en una vivienda que compartían en Carballo y después la ahogó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook