En medio de la polémica por el indulto al conductor kamikaze que provocó la muerte de un joven en Valencia, el asesino de la niña Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, de 57 años, ha solicitado al Gobierno en una carta manuscrita que le apliquen esa misma medida para salir de la cárcel. Del Valle sostiene que la condena de 22 años de cárcel que cumple se le impuso "sin pruebas científicas ni testigos".

La falta de pruebas de ADN debería ser tenida en cuenta en este caso, señala en su carta, remitida desde la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). Agrega que la forma en que fue condenado no se puede entender "en un estado de derecho y con un Gobierno democrático".

Del Valle mató a Mari Luz Cortés, de 5 años, el 13 de enero de 2008, el mismo día que desapareció de la barriada onubense de El Torreón. El cuerpo fue hallado en la ría de Huelva 54 días después. El asesino estuvo acompañado en el banquillo por su hermana Rosa, que cumple 9 años como cómplice. Del Valle también fue condenado en 2008 a dos años y medio de cárcel por acosar y abusar de una menor gijonesa a la que conoció dos años antes a través de un mensaje en una revista, tras hacerse pasar por una niña de 13 años.

Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, se ha mostrado escandalizado con la solicitud de este "criminal de envergadura". Indignado, el padre de Mari Luz, asegura que el indulto "sería el límite de lo que podría pasar en este país".