06 de septiembre de 2009
06.09.2009
Lucha contra el narcotráfico

Cerco policial a la "maría"

Las aprehensiones de marihuana aumentan durante las últimas semanas del verano ante el inicio de la época de cosecha y por la mayor vigilancia debido a los incendios forestales

06.09.2009 | 03:01
Varias plantas incautadas en Oia esta misma semana.

Esta semana se descubría en Oia la mayor plantación de marihuana de Galicia. Una actuación policial excepcional por la cantidad incautada, pero hasta ahí, porque en las últimas semanas han proliferado las aprehensiones de cannabis en la comunidad. ¿Las causas? El comienzo de la época de la recolecta de la maría es una de ellas, pero también influye la vigilancia policial debido a incendios forestales, lo que facilita la detección de cultivos en fincas y otros terrenos.

La marihuana se encuentra en plena época de cosecha. Y en el sentido más literal de la palabra, porque es ahora cuando las plantaciones se encuentran en su máximo esplendor y da comienzo la recolecta de la maría. La sustancia ilegal que más se consume en todo el mundo acaba de ser noticia en Oia, donde la Guardia Civil incautó a un matrimonio de sexagenarios el mayor alijo de cannabis de Galicia. Un hecho que no es casual, ya que en las últimas semanas han aumentado las aprehensiones en la comunidad con actuaciones en zonas como Caldas de Reis, Ourense, Miño (A Coruña) e incluso las islas Cíes.
Y entre las causas de esta avalancha de actuaciones policiales se encuentran no sólo el inicio de la temporada de recogida, con las plantas alcanzando ya varios metros de altura, sino también el incremento de la vigilancia policial debido a los incendios forestales, lo que facilita la detección de numerosos cultivos. La última aprehensión se produjo ayer tras localizarse varias plantas en un balcón de un piso de la calle Ernesto Lecuona de Vigo: la Policía Local acudió tras la llamada anónima de un vecino y la joven que estaba en la casa, de 29 años, afirmó que eran de su novio.
Las incautaciones de marihuana se producen a lo largo de todo el año. En 2008, por ejemplo, la Policía Nacional y la Guardia Civil intervinieron más de 130 kilos de cannabis en toda Galicia. Pero es en agosto y en septiembre cuando se concentran el mayor número de actuaciones. "En la vigilancia que se realiza para prevenir los incendios a veces se observan movimientos extraños o plantaciones raras que controlamos y que finalmente resultan ser de cannabis", afirman fuentes policiales, que señalan que además ahora, cuando se inicia la recolección, es cuando se mide de verdad "la importancia" de una aprehensión. La de Oia, donde se hallaron casi 400 plantas en invernaderos, es excepcional. Lo más habitual es encontrar plantaciones más discretas que, en el caso del cultivo exterior, suelen detectarse en fincas.
La marihuana ha encontrado un perfecto aliado para pasar lo más inadvertida posible. El crecimiento de la planta de cáñamo es paralelo a la del maíz. "Es muy frecuente que aparezcan camufladas entre estos cultivos; lo más normal es encontrar tres o cuatro plantas y cuando se identifica al responsable alega que es para el consumo propio", relata un agente.

Autoconsumo

Las personas que se dedican a la venta de marihuana a mediana escala han optado por una estrategia de la que no es ajena ni Policía Nacional ni Guardia Civil para evitar ser sorprendidos. "Se investiga a personas que reparten semillas entre varios cultivadores; cada uno tiene tres o cuatro plantas y en diferentes lugares, por lo que al final se logra una plantación a gran escala que es prácticamente imposible de detectar", relatan fuentes conocedoras del caso. Una táctica con la que se busca eludir la acción de la justicia, porque si una persona es detenida y se comprueba que la marihuana efectivamente estaba destinada al tráfico, las consecuencias, a nivel penal, pueden ser muy duras: una condena de hasta tres años de cárcel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook