09 de julio de 2008
09.07.2008

Ingresa en prisión la red gallega de narcos que cayó con 625 kilos de cocaína en Leixoes

09.07.2008 | 10:29
Los paquetes de cocaína, que tenían como logos un reloj y un fusil "James Bond", estaban ocultos en palés de ajos.

Los supuestos cabecillas del grupo son un empresario de Ourense y dos de Tui

Los cuatro gallegos detenidos en la operación antidroga hispano-lusa que permitió desarticular una red de transporte estable de cocaína en contenedores desde Argentina a España e intervenir en el puerto portugués de Leixoes (Oporto) 625 kilos de cocaína ocultos entre ajos desde el puerto de Rosario, ingresaron anoche en prisión tras declarar en el juzgado de Ourense que instruye las diligencias.

Los supuestos cabecillas del grupo son el empresario cárnico ourensano Francisco Javier P.B., de 43 años, presunto autor de la importación y cuya industria se encuentra en Taboadela (inicialmente el transporte de droga pretendía realizarse con carne, pero se descartó por los numerosos controles sanitarios); y los hermanos Cándido y José A. R., de 42 y 40 años, vecinos de Ribadelouro en Tui, propietarios de clubs nocturnos que serían los financieros del transporte. En el registro de la casa de Cándido, con antecedentes en Portugal según fuentes policiales, se intervino un rifle con silenciador y abundante munición.

El cuarto detenido es el vigués Luis I. S., de 40 años, que trabajó en los locales de los tudenses y que habría actuado como intermediario de la red viajando a Sudamérica. Otro vecino de Ourense, D.P.V., de 33 años y detective privado, ha sido imputado, si bien no fue detenido tras declarar que había sido contratado para un servicio que no creyó relacionado con drogas.

El cargamento de ajos y coca tenía como destino el puerto de Leixoes, donde sería recibido por una empresa portuguesa de Famaliçao, que disponía de un almacén para recibir contenedores frigoríficos vinculado a otra empresa de Ourense, aunque la mercancía iba a llevarse a un almacén de la frontera en el Miño. Dos de los imputados fueron apresados cuando regresaban de Portugal.

La Operación Cabana-Sordo, abierta a la espera de nuevas detenciones, se desarrolló conjuntamente por la Udyco de la Policía Nacional de Galicia y la Edoa de la Guardia Civil de Pontevedra, tras constatar que investigaban al mismo grupo desde 2007.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook