Una mujer de 70 años falleció ayer en una vivienda de la pedanía valenciana de Benimamet a manos supuestamente de su yerno, V.K., de 48 años, sobre quien pesaba una orden de alejamiento familiar y que también hirió gravemente a su pareja y lesionó de forma leve a un hijo de ésta, tras lo cual fue detenido mientras deambulaba por Valencia.

El suceso, cometido con arma blanca, tuvo lugar sobre las 6 de la mañana en un piso ocupado desde diciembre de 2006 por una familia de origen ruso, en el número 28 de la calle del Campamento. Desde el pasado mes de febrero residían en esa vivienda la víctima mortal junto a su hija, de 48 años, y un nieto de 18, a raíz de la orden de alejamiento del hombre.

La mujer herida presentó a su ingreso en el Hospital de la Fe lesiones por arma blanca en la espalda y en el tórax, así como fractura de radio y cúbito. Su hijo está internado en el mismo centro con heridas menos graves. El homicida tenía, al parecer, adicción al alcohol.