Los dos jóvenes detenidos por el apuñalamiento de otro chico en la zona de vinos del Casco Vello vigués corrieron ayer distinta suerte en los juzgados. La juez decretó el ingreso en prisión provisional de uno de ellos, Abraham G.J., de 22 años, después de que al parecer se autoinculpase de los hechos, mientras que dejó en libertad con cargos a su compañero, Rubén R.I.F., de 21. A ambos les imputa un supuesto delito de tentativa de homicidio. El joven agredido, José Manuel D. F., de 26 años, evoluciona favorablemente en la UCI del Hospital Xeral de Vigo de las tres heridas por arma blanca que recibió en la reyerta nocturna.

Los arrestados fueron trasladados a primera hora de la mañana desde la comisaría de López Mora hasta los juzgados. Cada uno de ellos declaró durante aproximadamente una hora ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Vigo, quien, poco antes de la una del mediodía, dictó los autos de prisión y libertad respectivamente para ambos imputados.

El joven que quedó libre, Rubén, que deberá comparecer cada semana en los juzgados, era el ex novio de una chica que estaba en el grupo del que recibió las puñaladas. Precisamente, según testigos presenciales, la pelea se originó cuando se acercó a ella para hablar y el actual compañero de la joven le advirtió de que no la molestase.

El chico que ingresó en el centro penitenciario de A Lama, de etnia gitana, se confesó al parecer autor de las puñaladas. Según la versión que dio el propio herido en el hospital, él decidió intervenir en la trifulca para agarrarle la mano a Rubén e impedir que agrediese con una navaja a su amigo. Fue en ese momento, prosiguió, cuando Abraham lo atacó por la espalda.

En una motocicleta

Los hechos sucedieron a las 3.40 de la madrugada ante el pub "Tut" de la calle Teófilo Llorente. Tras la agresión, los dos jóvenes que después serían detenidos huyeron en una motocicleta, según fuentes cercanas al caso. Los chicos fueron arrestados, por separado, horas después del apuñalamiento.

La Policía Nacional continuaba ayer las investigaciones en busca del arma utilizada en esta agresión en el Casco Vello. Al parecer, en las declaraciones realizadas ante los agentes tras su apresamiento, los chicos habrían manifestado que la escondieron, junto con unos guantes, en el monte de O Castro. Sin embargo, a pesar de que se realizaron varios rastreos por esa zona de la ciudad olívica, los policías no hallaron nada.