Me gritó: `payo, que te mato, que te la voy a clavar´; y me clavó". José Manuel recuerda perfectamente el momento en el que recibió las puñaladas que lo tienen postrado en una cama de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Xeral de Vigo. Este vigués de 26 años resultó gravemente herido el pasado fin de semana en una reyerta registrada en la zona de vinos de la ciudad olívica al parecer por un problema de celos. Ya visiblemente recuperado y tranquilo, el joven relataba ayer en la habitación del centro sanitario que decidió intervenir en la trifulca para evitar que acuchillasen a un amigo que intentaba que no molestasen a su novia. Precisamente, este último joven y otro compañero visitaban en el momento de esta entrevista al herido. "Se volvieron locos", dijeron, describiendo a los dos detenidos por la agresión.

Sentado en la cama del hospital, José Manuel D.F. leía en un ejemplar de FARO la información sobre este suceso. "Ya estoy bastante bien; mañana [por hoy] me trasladan a planta", afirmó. A pesar de las tres puñaladas que recibió, una de las cuales le afectó a la zona del pulmón, en ningún momento perdió la consciencia.

La trifulca, que se produjo la madrugada del sábado al domingo en el exterior del pub "Tut" de la calle Teófilo Llorente, se originó porque uno de los dos detenidos, Rubén I.F., se acercó a hablar con su ex novia. El actual compañero de la joven, uno de los amigos del herido que ayer estaba con él en el hospital, decidió intervenir. "Fui allí por si la estaba molestando, para que no le diera la brasa; y de repente tanto él como su amigo -Abraham G.J.- se volvieron locos", dijo este chico, que prefiere mantenerse en el anonimato.

El herido estaba dentro del pub y al salir a la calle observó ya la trifulca. "Vi que uno de ellos (Rubén) sacaba una navaja y lo intenté agarrar por la mano para que no se la clavara a mi amigo, para defenderlo; la mala suerte fue que vino el otro (Abraham) y me apuñaló", recuerda. "Después se escaparon corriendo, pero la Policía fue efectiva y los cogió", añadió. José Manuel precisó que los dos jóvenes llevaban navajas. "El que me atacó lo hizo por la espalda y me la clavó cerca del pecho; me repetía: `soy gitano, soy gitano y te la clavo", indicó.

Tras la agresión, entró en el pub. "No me dejaban entrar, pero yo quería refugiarme y limpiar la sangre; logré acceder, cogí papel higiénico y taponé la herida; después salí y esperé a la ambulancia, que tardó bastante en llegar", precisó. En esos momentos perdía mucha sangre y estuvo a punto de perder la consciencia. Ayer, ya recuperado del susto, sólo tenía un deseo: "Que los metan en prisión lo máximo posible".