Cinco jóvenes menores de 21 años resultaron heridos ayer en un brutal accidente de tráfico en Redondela al chocar su coche contra un muro. El siniestro ocurrió a las 9.00 horas en la carretera de Catapeixe, de Redondela a la playa de Cesantes. Los jóvenes, vecinos de Outeiro das Penas, volvían a casa tras una noche de diversión.

El turismo Citroën AX GT, con matrícula M-4533-MS, se salió de la vía y se empotró contra un muro de granito. La fuerza del impacto desplazó un bloque de piedra de unos 10 metros hacia el centro de la carretera. Los vecinos oyeron el golpe hasta a medio kilómetro de distancia. "El coche iba como un avión. Después sentí el golpe y pensé que habían muerto", explicaba un testigo.

El conductor del turismo, Ismael M.I., de 18 años, fue trasladado al Hospital Xeral de Vigo, donde le diagnosticaron algunos traumatismos si bien no se teme por su vida. El copiloto, Jesús F.R., también de 18 años, quedó atrapado en el turismo y tuvo que ser excarcelado por Protección Civil de Redondela y un retén de los bomberos de Vigo. Tras recibir la primera asistencia médica en el lugar del siniestro fue evacuado al Hospital Xeral. Su estado es muy grave pues sufre politraumatismo torácico y abdominal, por lo que fue ingresado en la UCI donde permanece consciente y estable dentro de la gravedad.

Los ocupantes de la parte trasera del vehículo eran los hermanos Efrén y Borja F.C., de 21 y 15 años de edad, y Francisco N.D., de 19 años. Este último es el único de los cinco que no reside en la parroquia de Outeiro das Penas (Cesantes). Todos ellos fueron trasladados por ambulancias del 061 al hospital Concheiro de Vigo con pronóstico menos grave que los anteriores. La carretera permaneció cortada una hora siendo desviado el tráfico por viales de la zona. Uno de los ocupantes del turismo ya había sufrido un accidente hace apenas quince días.