La Guardia Civil ha decidido extender los registros a galpones e instalaciones de la zona dónde se halló el remolque de la planeadora incendiada entre A Illa y Vilanova de Arousa pues consideran que la lancha se almacenaba muy cerca de dónde hallaron su soporte.

Las fuerzas de seguridad ya conocen la identidad tanto de los propietarios de la embarcación como del dueño del remolque. En el primer caso se trata de una presunta red de narcotraficantes que, según informaron fuentes de la investigación, opera con frecuencia en la ría de Arousa. El remolque, en cambio, era propiedad de un presunto narcotraficantes que se haya huido y al que las fuerzas de seguridad llevan varios meses siguiendo la pista.

Curiosamente, el remolque guardaba similitudes con el incautado en su día a la banda presuntamente liderada por David Pérez Lago, el hijastro de Laureano Oubiña pues ambas embarcaciones tenían remates de madera.

Las fuerzas de seguridad sospechan que el incendio de la planeadora se originó por una explosión en uno de sus tres motores. Calculan que, antes del incidente, el depósito tenía entre 2.000 y 3.000 litros de gasolina, siendo su capacidad total de prácticamente el doble. La mayoría del combustible ardió en el incendio, que provocó una impresionante columna de humo negro, visible desde la carretera de Cambados.

Combustible

El combustible que no se incendió, aproximadamente unos 200 litros, fue retirado por los efectivos de Protección Civil de Vilagarcía. Los restos de la planeadora incendiada permanecían ayer en el Puerto de Vilanova. Tras el incendio se había hundido a unos 13 metros y tuvo que ser reflotada por los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil, que culminaron su actuación a última hora del jueves.