Un vecino del municipio pontevedrés de Nigrán falleció ayer tras sufrir un accidente mientras recogía percebes en la península de Monteferro, en la parroquia nigranense de Panxón. Su compañero en la faena rescató su cuerpo del mar en cuanto lo vio flotando, después de buscarlo por la zona al detectar su ausencia.

El fallecido, Bernardino Muñiz, conocido como "Nino", tenía 54 años y era natural de Ribeira, pero vivía en Nigrán desde hace seis años. El accidente que acabó con su vida se produjo a las 11.00 horas en el entorno de la fuente de Portocelo, frente a las Islas Estelas. Su compañero en la recogida de percebes, Juan, vecino de la parroquia viguesa de Saiáns, se percató de que faltaba al regresar al punto de partida, donde ambos habían dejado algunas pertenencias. "Vi que no estaba su cazadora y pensé que ya había subido al coche, pero llegué arriba y no estaba. Volví a bajar a las rocas y ya lo vi flotando", explicaba el mariscador en el lugar de los hechos.

Otro vecino que paseaba por la zona, José Luis Costas, vio cómo Juan trataba de llevar el cadáver a las rocas y le ayudó. Acto seguido, llamó a los servicios de emergencia, que ya no lograron reanimar a Bernardino Muñiz.

Efectivos del Grupo Municipal de Intervención Rápida (Grumir) de Nigrán, de la Policía Local y de la Guardia Civil se desplazaron a la zona y lo trasladaron de las rocas a tierra, donde permaneció cerca de dos horas hasta que una juez llegó a la zona para ordenar el levantamiento del cadáver y su traslado al Hospital Nicolás Peña, donde le realizaron la autopsia, que contribuirá a revelar las causas de lo sucedido. El compañero de Bernardino aseguraba que "tuvo que resbalar" porque no oyó nada. El lugar registró escenas de intenso dolor protagonizadas por la hermana del fallecido. José Luis Costas apuntó que la víctima mortal ya había padecido otros tres accidentes en el mar en los últimos años.