La explosión de la furgoneta de una empresa pirotécnica que preparaba una gran traca en la calle de Azcárraga de Valencia causó ayer heridas a 17 personas, de las que tres se encuentran ingresadas en estado grave en el Hospital General, y daños materiales en vehículos y ventanas de viviendas de la zona.

El suceso tuvo lugar poco antes de la una de la tarde frente al número 53 de la citada calle, que en ese momento se encontraba muy transitada por las fiestas de Fallas. La comisión Azcárraga-Fernando el Católico había encargado a una empresa la preparación de una gran traca o "mascletá" con motivo de estas fiestas a lo largo de la calle, algo habitual en numerosas fallas de la ciudad durante estos días.

En un momento, el pirotécnico -que salió ileso- escuchó ruidos de petardos dentro del vehículo y vio salir humo de él, tras lo cual alertó a toda la gente que había alrededor para que saliera de allí enseguida.

Este aviso fue vital para que la explosión, que destrozó la furgoneta y causó daños en vehículos estacionados y ventanas de viviendas del edificio más próximo, no convirtiera el accidente en una tragedia. Los hospitalizados fueron un niño de 11 años, una chica de 19 y un chico de 27, que tienen heridas en una pierna, en el cuello y traumatismo acústico.