El cadáver de una mujer fue hallado ayer oculto en una arqueta de la luz de un área de descanso de la autopista AP-6, en Madrid. El cuerpo presentaba varios signos de violencia -golpes en la cabeza, en la espalda y numerosas magulladuras-, según informaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

La víctima, de entre 30 y 35 años de edad y de raza blanca, podría llevar muerta "entre una semana y diez días", a tenor del estado de descomposición en el que se encontraba el cuerpo, añadieron las mismas fuentes.

El juez ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto Anatómico Forense de Madrid, donde hoy está previsto que se le practique la autopsia para determinar las causas de la muerte. La arqueta en la que se encontró el cuerpo tenía unas dimensiones de un metro por un metro y estaba cerrada. La policía Judicial de la Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones.

No se descarta ninguna hipótesis, pero todo apunta a que se trata de una muerte violenta. El cuerpo fue encontrado por un operario de Iberpistas a las 11.30 horas cuando realizaba labores de mantenimiento en el área de servicio del kilómetro 49 de la AP-6 (Villalba-Adanero).