Prosigue la búsqueda de-sesperada del pequeño Yéremi. Más de 300 personas colaboran en el dispositivo para intentar localizar a este niño de 7 años que desapareció el pasado sábado en Gran Canaria cuando jugaba en el municipio de Vecindario. Mientras el radio de búsqueda se ampliaba a otros ayuntamientos, entre 3.000 y 4.000 personas se congregaron a última hora de la tarde de ayer en la Plaza de San Rafael de Vecindario para solidarizarse con la familia del menor y pedir "su liberación".

Mientras los desconsolados padres lloraban portando, junto a los abuelos y el resto de familiares, una enorme pancarta con el nombre del pequeño, la tía de Yeremi, Milagros Suárez, afirmó, en la lectura de un comunicado, que el menor "se ha convertido en el hijo de Santa Lucía", al tiempo que recordó que no se puede bajar la guardia: "Hay que encontrarlo".

El pequeño Yéremi Vargas desapareció el pasado sábado sobre las 13.30 horas, cuando jugaba en un solar de la zona de Los Llanos, a pocos metros de su abuelo y dos tíos, después de que la abuela llamara a la familia para comer y todos entraran en la vivienda menos él. Al darse cuenta de que el niño no estaba en la mesa, la familia comenzó su búsqueda en la casa y posteriormente en los alrededores de la vivienda. Acto seguido, denunciaron la desaparición del pequeño ante las autoridades.

Colaboración

El portavoz del Gobierno de Canarias, Miguel Becerra, mostraba su convencimiento de que el menor no había salido de la isla. "Esperamos que se llegue a un final feliz", afirmó.

El dispositivo de búsqueda, que cuenta con la colaboración de más de 300 personas, entre familiares, vecinos, efectivos de Protección Civil y agentes policiales, además de distintos medios aéreos y terrestres, se ha extendido a otras zonas costeras de la isla.

Aunque hasta el momento nadie se ha definido de forma oficial sobre lo que le pudo pasar al pequeño, una de las hipótesis es la del secuestro. En este sentido se han reforzado todas las medidas de vigilancia en puertos y aeropuertos y se están controlando las zonas turísticasa. La familia del niño está siendo asistida en todo momento por un equipo de psicólogos y asistentes sociales.