Efe / berlín

La muerte de un niño de apenas diez días de vida a manos, presumiblemente, de su hermana de seis años, ha consternado a la ciudadanía alemana.El suceso tuvo lugar en la localidad de Ilmkreis, al este del país, cuando ambos hermanos habían quedado sólos en casa durante un rato. Al regreso de la madre y su compañero sentimental al hogar se encontraron con que el recién nacido estaba en grave estado.

Evacuado a una clínica, el bebé murió poco después de su ingreso a consecuencia de las lesiones internas que presentaba, al parecer provocadas por su hermana, en quien anteriormente se habían apreciado graves trastornos de comportamiento. Aunque la Policía no lo ha confirmado, una de las hipótesis que se barajan en el suceso es un posible ataque de celos.