La serie gallega “Clanes”, en el podio mundial

Es la tercera más vista del catálogo global de Netflix y la número uno en 29 países

¿Edulcoran estas ficciones a los narcos?

Los actores Clara Lago  y Tamar Novas posan durante el preestreno de 'Clanes', la nueva serie de Netflix.

Los actores Clara Lago y Tamar Novas posan durante el preestreno de 'Clanes', la nueva serie de Netflix. / Cabalar

Mar Mato

Mar Mato

La tercera serie más vista de Netflix la pasada semana en el mundo fue una producción creada desde Galicia: “Clanes” o “Gangs of Galicia” para el mercado no hispano. La historia de amor y narcotráfico protagonizada por Tamar Novas y Clara Lago, se ha convertido en la serie más vista de habla no inglesa en la plataforma, según esta compañía.

Acumula seis millones de visionados en todos los continentes y solo la superan la tercera temporada de “Bridgerton” (6,6 millones) y “Supacell” (6,4 millones).

En 29 países es número uno. En otros 19 se ha situado como la segunda más vista y en 30 se encuentren en el top 10.

No es la primera vez que una producción sobre el narcotráfico gallego cala en la audiencia, aunque sin llegar al resultado de “Clanes”. Recordemos el éxito de “Fariña”, “Vivir sin permiso” o “Marea negra”.

Días atrás en una entrevista a Europa Press, disponible en YouTube, a Clara lago y Tamar Novas les preguntaban por qué últimamente eran tan atractivas para el público las series sobre narcotráfico. Novas respondía: “Igual hay una contradicción en el discurso social. Si pensamos en la cantidad de cocaína que se consume en Europa y las series sobre narcos que se hacen, no sé si habría un equilibrio. Tiene sentido que se hable de algo que está por todos lados, que mueve muchísimo dinero y en unos circuitos no legales. Para mí, no es una serie sobre el narcotráfico”. “Es más sobre el contexto”, agrega Lago. “Siempre es atractivo lo prohibido-delictivo, por lugares a los que no tenemos acceso al menos que veas una ficción”, añade.

Más al someter a un análisis a estas ficciones, una pregunta que surge es si edulcoran a los narcos o se llega a banalizar el narcotráfico. “Como productos de entretenimiento para adultos pueden tener un pase, pero no para jóvenes. El problema de estas ficciones en general –señala el presidente de la Fundación Galega contra o Narcotráfico, Fernando Alonso– es que no muestran la realidad. Bajo una capa de entretenimiento, se cuelan contenidos en los que hay una normalización de la violencia. No muestran la miseria que hay para los que consumen droga como para los que la venden. Si la muestran es de soslayo. Se centran en el glamour del narco, mostrado como un Robin Hood, el bueno de la película y además guapo”.

Para Alonso, “no es bueno para los más jóvenes” mostrar que se puede emprender a tiros con la gente como rutina. “No se debe ensalzar la figura de un traficante. Los jóvenes no tienen aún la madurez para separar lo bueno de lo malo. El narco puede acabar convirtiéndose en un referente. Conocí casos de hijos de amistades que cuando vieron ‘Fariña’ dijeron que se querían dedicar a eso por el dinero fácil, el éxito social. Crean figuras idealizadas que no son verdad. El 98% de la miseria del narcotráfico no aparece”, añade.

El presidente de la Fundación se fija también en cómo el narco es presentado casi siempre como un galán. Este, además, no tiene límites en los gastos de cara a la amada. “La realidad es que son personas que destrozan su vida por culpa de vender la droga de turno. Es una lacra social pero en televisión parece un cuento de hadas”, apunta. Cabe reflexionar si a través de las series no se estará construyendo un arquetipo de la masculinidad.

Sin embargo, la actriz Melania Cruz –Laura, en la serie, una joven que sufre a los narcos– defiende a “Clanes” porque “aquí se habla mucho de las consecuencias del narcotráfico en la villa en personas que viven de forma pacífica y que se ven señaladas por algo que no tiene que ver con ellas”. Por su parte, Marta Costa, que hace de hija de Melania, en la serie recalca que esta está basada en hechos reales: “Soy de Cambados y en la serie se ven cosas que solo conocemos la gente de aquí”.

Con todo en la balanza, recordamos la propuesta de estudio de Candela Rivera bajo el título “La romantización de la narcocultura en Galicia”.

Desde la Universidad de Guanajauto, Felipe Oliver Fuentes firma “Tres tesis sobre las narcoficciones gallegas”. En ella señala que “la narcocultura se expande por España gracias a la aparición de novelas, películas, series de televisión y piezas musicales ambientadas en una geografía hasta hace poco insospechada”.

Pero ¿qué es la narcocultura? América Tonantzin Becerra (Universidad Autónoma de Nayarit) señala en una de sus investigaciones que “es la construcción social que crea expectativas de vida y legitima el tráfico de drogas a través de formas simbólicas como la música, literatura, series televisivas, religión, arquitectura y películas orientadas al narcotráfico”. Reflexionemos entonces sobre los mensajes de la narcocultura gallega.

Galicia, polo del narcotráfico: ¿realidad o estereotipo?

Elegir como título para el mercado de habla no castellana “Gangs of Galicia” para “Clanes” recalca el papel del noroeste español en el entramado de la red de narcotráfico mundial.

“Esto no es bueno para la imagen de Galicia. Es una de las herencias envenenadas de los charlines, oubiñas y demás. A ellos y sus sucesores debemos esa fama que asocia Galicia al narcotráfico. Debemos hacer un esfuerzo para comunicar que es una minoría de delincuentes que la sociedad rechaza”, señala el presidente de la Fundación Galega contra o Narcotráfico, Fernando Alonso. Pero, ¿ese protagonismo de los gallegos entre los narcos sigue siendo real o atiende a un estereotipo? En España, hay cuatro puntos principales en los decomisos de bienes del narcotráfico, según la Memoria de la Fiscalía de 2023: Andalucía (334 decomisos), Madrid (163), Comunidad Valenciana (158) y Galicia, cuarta en el Estado, (123).

Sin embargo, si nos fijamos en los bienes enajenados a narcos –por subastas o enajenaciones directas– la provincia de Pontevedra es la segunda donde se alcanzó el mayor valor de bienes (casi 1,9 millones de euros), adelantándola solo Málaga que roza los cuatro millones. La tercera es Huelva con 615.000 euros.

La Fiscalía Especial Antidroga en la Audiencia Nacional señala en su informe que “Galicia, y especialmente Pontevedra, continúa siendo un enclave de valor estratégico para el narcotráfico y las organizaciones gallegas, cada vez más especializadas, tecnificadas e imbricadas en redes internacionales, y que siguen teniendo una notable capacidad operativa.(...) Un reflejo de la relevancia de esta provincia es que el 76% de los procedimientos son por delitos contra la salud pública por sustancias que causan grave daño a la salud”. Para la Fiscalía es “sorprendente” que poblaciones pequeñas, como Cambados y Villagarcía, concentran el 50% de los procedimientos de relevancia”. En la Comunidad Valenciana, el foco “más preocupante” para la Fiscalía es el puerto de Valencia –el primero de España en tráfico de contenedores–, el tercer puerto de Europa en incautaciones de cocaína. En Cataluña la Fiscalía señala el narcotráfico en el puerto de Barcelona y las incautaciones en el aeropuerto de El Prat.

Suscríbete para seguir leyendo