28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGBTI+

Dignidad contra la violencia homófoba

El colectivo denuncia una intensificación de las agresiones a las personas LGTBI+ y reclama a las administraciones públicas que apliquen las normas contra los mensajes de odio

Dos personas se besan durante una marcha del Orgullo.

Dos personas se besan durante una marcha del Orgullo. / EFE

“Educación, derechos y paz: orgullo que transforma” es el lema de este año del Día Internacional del Orgullo LGTBI+, que se conmemora el día 28, y que pone el foco en la educación en diversidad, el desarrollo de la ley LGTBI y el cese de la violencia contra el colectivo. Por segundo año, el programa de actividades del Día Internacional del Orgullo en Vigo está organizado conjuntamente por las asociaciones Avante LGTBI+ y Nós Mesmas y, además de la manifestación que saldrá del cruce de Urzaiz con Gregorio Espino el sábado 29 a las 20.00 horas, incluye talleres, encuentros, exposiciones y charlasl que se están celebrando desde principios de este mes en distintos locales de la ciudad.

La escalada de los mensajes de odio, que proliferan de manera especial en las redes sociales, y la violencia contra personas LGTBI+ constituyen la principal preocupación del colectivo. En este sentido, Nós Mesmas, asociación que este año cumple quince años, recuerda que, según el informe de la Agencia Europea por los Derechos Fundamentales, el 75% de la población LGBTI española manifiesta que la violencia se ha incrementado, frente a un 59% recogido en otros países de la Unión Europea. Asimismo, un 66% comunica que los prejuicios y la intolerancia se han incrementado en los últimos cinco años. Los colectivos LGTBI atribuyen este aumento de la transfobia al alza de la extrema derecha y su discurso del odio.

Cristian Estévez, miembro de Avante, advierte de que la violencia LGTBIfóbica está aumentando en intensidad. “Las agresiones se han vuelto más violentas. Todos los discursos de ultraderecha han favorecido un envalentonamiento de la gente que comete estas agresiones homofóbicas y que antes se limitaba a proferir sólo gritos e insultos”, asegura este activista.

Imagen destacada
Cristian Estévez - Avante

“Las agresiones a las personas LGTBI+ se han vuelto más violentas”

Por su parte, desde Nós Mesmas se advierte del impacto negativo que tiene el estigma y la discriminación en las personas del colectivo. “Un 11% de las personas LGTBIQ que respondió al estudio pensó con frecuencia o continuamente en suicidarse durante, por lo menos, un año antes del estudio”, afirman desde este colectivo, que añade que según otro informe de 2024, éste de ILGA-Europe, las personas LGTBI+ manifiestan una salud física y mental más pobre que el resto de la población.

Asimismo, una de las conclusiones del último informe de la FELGTBI (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más), organización de referencia en el Estado español, realizado el pasado Día contra la LGTBIfobia, es la “ridícula recogida registral de las agresiones físicas y sexuales de odio por parte del Ministerio de Interior: un 0,57% del total entre 2018 y 2022”. Según dicho estudio, cerca del 40% de las víctimas sufrió alguna agresión sexual con intimidación.

“Ignorar nuestra realidad o intentar forzar una igualdad ilusoria sólo nos hace más daño, ya que sin los suficientes apoyos, herramientas y espacios se nos condena a las agresiones y violencia”, señalan desde Nós Mesmas.

Este colectivo cuenta, dentro de su programa “Para Nós. Servicio Integral para Mujeres LBT”, con un servicio de asesoramiento social jurídico y atención psicológica gratuito para las personas del colectivo que precisen apoyo, con el fin de que se sientan más seguras. “Las vulneraciones de derechos que atendemos en el programa son múltiples y tienen incidencia directa en todos los aspectos de la vida de las mujeres LBT (laboral, social, económico, sanitario, educativo, de vivienda...), que suponen en la mayoría de los casos la vulneración de derechos humanos y una brutal violencia”, denuncian.

La sensación de impunidad por parte del agresor ante la falta de denuncia retroalimenta estos ataques violentos. “El problema es que muchas veces la víctima no denuncia porque tiene miedo a represalias o porque cree que hacerlo no va a servir de nada y, por el contrario, le va a exponer de forma innecesaria”, explica Estévez.

Respecto a esto, el informe de la FELGTBI, constata que las denuncias son sólo la punta del iceberg, ya que de todos los casos de violencia registrados, sólo se denuncia un 16,5%. El 33% de las personas que no denunciaron no lo hicieron porque pensaron que no serviría de nada y casi un 20%, por miedo a las represalias.

Y es que, según Estévez, aunque salir del armario en 2024 es más fácil que hace diez o veinte años, aún es complicado e incluso puede ser peligroso para la seguridad física de la persona. “Galicia es una de las comunidades que está en una mejor situación, ya que hay otras mucho más peligrosas. Aun así, hay diferencias entre ciudades dentro de nuestra región e incluso dentro de una misma ciudad. En Vigo hay barrios más seguros que otros para salir del armario”, afirma este miembro de Avante.

El dibujante e ilustrador vigués Pablo Carreiro, autor de la serie de cómics “Chico!”, que narra la historia de un adolescente vigués gay, el aumento de los mensajes de odio está relacionado no sólo con el eco que les dan las redes sociales, sino con el ambiente de crispación que vivimos. “Los discursos rancios y retrógrados están aumentado, especialmente en las redes sociales. Supongo que en parte porque en las plataformas digitales, hasta el pensamiento más casposo tiene un altavoz para ser compartido. También influye el ambiente de crispación en el que estamos y que los medios de comunicación encumbren a personajes con mensajes lamentables. Estamos confundiendo la libertad de expresión con una carta blanca para ofender y cuestionar argumentos que ya parecían superados. A todos los tránsfobos les mandaría un mensaje: hay cosas en la vida que nadie te obliga a comprender, pero si a respetar”, afirma este ilustrador, que el día 27 inaugura una exposición sobre su serie gráfica en C.S. A Desviada, dentro del programa del Orgullo en Vigo.

Para el autor de “Chico!”, el Día del Orgullo es una celebración y afirmación de la diversidad y la igualdad de derechos. “Es también una fiesta en la que celebramos que somos lo que somos, libres y sin miedo”, añade.

El colectivo más atacado

Pero si dentro del amplio abanico que conforma el colectivo del arcoíris hay un grupo sobre el que los mensajes de odio están haciendo especial diana, éste es el de las personas trans, y más concretamente las mujeres de este colectivo, especialmente desde que comenzó a tramitarse la ley para la igualdad real y efectiva de las personas LBTBI+, popularmente conocida como la ley trans, según Cristina Palacios, presidenta de Arelas, asociación de familias de menores y juventud trans de Galicia.

Imagen destacada
Cristina Palacios - Arelas

“La transfobia aumentó por el circo social creado en torno a la ley trans”

“Desde hace unos tres años, todos los observatorios LGTBI+ están viendo que un aumento de la violencia transfóbica que tiene que ver con el falso debate social que se ha establecido a raíz de la tramitación de la ley trans y aquí los medios han tenido mucha culpa porque han dado más espacio y voz a gente transfóbica en contra de los derechos de las personas trans, y en los últimos meses estamos viendo como la televisión lleva a personas que sabemos que no son trans y que tratan de ridiculizar a las personas trans. Este circo social que se ha montado ha llevado a un discurso de odio transodiante y a un aumento de la violencia”, critica la fundadora y presidenta de Arelas.

La visibilización del colectivo es vital para acabar con los estereotipos

El 8M puso en evidencia la escalada del odio transfóbico, con insultos contra las mujeres trans que participaron en las manifestaciones del Día Internacional de la Mujer. Por este motivo, la manifestación del Orgullo de Vigo pondrá especial énfasis en los derechos de este colectivo, sobre el que se sigue vertiendo una imagen estereotipada que contribuye a que se perpetúen los prejuicios sociales. “Faltan referentes positivos que muestren a las personas LGTBI+ por lo que aporta cada una y no por su condición sexual o de género”, afirma Estévez.

Mar Vázquez decidió comenzar su transición con 57 años, una vez fallecido su padre. Su principal reivindicación con motivo del Día del Orgullo es que se respete su derecho a tener una vida plena. “Yo resumiría todo en una frase: ‘Vive y deja vivir.’ Yo no he escogido nacer como he nacido. O sea, mi mente es la mente de una mujer, pero he nacido en el cuerpo equivocado. Gracias a Dios, he podido, por fin, ser feliz y ver el mundo en color y no en blanco y negro como lo estaba viendo hasta ahora”, manifiesta.

Imagen destacada
Mar Vázquez

“Yo no elegí nacer en el cuerpo de un hombre y sólo ahora he conseguido ser feliz”

En su opinión, el problema de los mensajes de odio tiene un origen educacional. “Yo no digo que haya que poner una asignatura en el colegio, ni mucho menos, pero sí una educación genérica sobre cómo es en realidad nuestra sociedad. Muchas personas han muerto durante todos estos milenios que llevamos de existencia por ser como yo. ¿Qué pasa? Que nunca antes nos habíamos podido manifestar. Hoy sí, aunque los mensajes de odio no disminuyen”, comenta.

Vázquez entona también el ‘mea culpa’ por el ambiente de odio transfóbico que se respira. “A veces nosotras mismas tenemos la culpa. En deporte, hay mujeres trans que están compitiendo contra mujeres y que están robándoles, porque yo considero que es un robo, los podios, las medallas y los récords. Yo soy deportista y sé lo que cuesta ganar. Reconozco, sí, que cuando nos hormonamos perdemos, no toda pero prácticamente toda la testosterona, masa muscular y resistencia, pero hemos nacido en el cuerpo de un hombre y nuestra fisionomía es la de un hombre. Por eso, competir contra mujeres es hacerlo con ventaja y esto sólo genera protestas, que entiendo, y odio”, considera Vázquez, que durante su etapa como Guardia Civil, quedó en segundo lugar en el campeonato del mundo militar de maratón y en el tercer puesto entre los españoles en la maratón de Rotterdam y que espera volver a subirse a un podio en la categoría masculina.

Aunque si bien el colectivo LGTBI+ reconoce que la tan demandada ley trans (ley 4/2023 de 28 de febrero para la igualdad real y efectiva de las personas LBTBI+) ha supuesto un avance, aseguran que siguen dándose situaciones de discriminación que impiden el reconocimiento a la libre autodeterminación e identidad de género que recoge la norma. “Es una ley muy genérica, por lo que si no se establecen decretos, si no se regula, al final lo que contempla se queda en buenas intenciones sobre el papel, porque no se aplican, muchas veces porque no se sabe cómo hacerlo”, afirma Cristina Palacios.

En similares términos se expresa Vázquez, para quien es una ley necesaria, “pero muy mal hecha”. “Necesita urgentemente modificaciones para evitar que la gente pueda aprovecharse de ella como ya se está haciendo y puedan darse fraudes de ley”, opina esta trans.

Vázquez cree que es prácticamente imposible erradicar por completo de los mensajes de odio, que proliferan especialmente en las redes sociales. Ella intenta salvaguardarse de ellos manteniendo en cerrado sus cuentas en redes sociales. “Podría tener cientos de seguidores si yo quisiera, pero no, porque no quiero que nadie me insulte. No quiero, bajo ningún concepto, que nadie se inmiscuya en mi vida privada y en la de mi pareja. Yo sólo quiero ser una persona feliz”, comenta.

Normalización

Por su parte, Estévez sostiene que la lucha contra la LGTBIfobia pasa por la normalización del colectivo, algo que se consigue trabajando en dos frentes: el institucional y el ciudadano. “Las administraciones tienen que exigir que se apliquen los protocolos y leyes ya establecidos, recuerda, y desde el ámbito personal, debemos cortar este tipo de mensajes de odio. No podemos permitir que la gente se sienta validada soltando discursos de odio”, opina.

Imagen destacada
Pablo Carreiro

“Los discursos rancios están aumentado, sobre todo en redes sociales ”

Según el activista, de poco sirve que los colectivos que trabajan por los hechos de las personas LGTBI+ realicen campañas de sensibilización en los centros educativos si después se siguen perpetuando los estereotipos en clase. “El problema ya no sólo es educar a los alumnos, sino la falta de formación de los docentes. El trabajo que podamos hacer en esa hora de charla queda deshecho si durante el curso se continúa difundiendo una serie de conceptos equivocados”, afirma Estévez.

Por su parte, el Pablo Carreiro entiende que hoy por hoy, el colectivo LGTBI+ puede verse reflejado en la obra de muchos artistas. “Ojalá haya más y en muchos ámbitos. Una mayor visibilidad y representación real son básicas para facilitar la inclusión y combatir la discriminación”, opina el creador de “Chico!”, que celebrará el Día Internacional del Orgullo junto a sus “mariliendres”, apelativo cariñoso con que se refiere a las amigas con quienes creció y que fueron y son sus aliadas.

Retroceso en el apoyo municipal a la fiesta

Durante todo este mes, Nós Mesmas y Avante LGTB+ están desarrollando en Vigo una serie de actividades que con el título de “El orgullo crítico LGTBI+” pretende reivindicar y visibilizar la diversidad sexual y de género, financiado a través del mecenazgo colectivo. “En Vigo, la situación es complicada porque estamos viendo que el apoyo institucional no existe. No sólo no tenemos apoyo económico, sino que se nos pone trabas administrativas para organizar la fiesta del Orgullo. De hecho, tuvimos que recurrir al crowdfunding (mecenazgo colectivo) para organizarla”, afirma Cristian Estévez.

El miembro de Avante también acusa a la administración local de no aplicar las medidas establecidas para poner freno a los discusros de odio. “En el último Pleno del Consello Municipal da Muller se vertieron mensajes transfóbicos que se excusaron diciendo que eran opiniones diferentes, pero los discursos transfóbicos no son opiniones, son mensajes de odio y hay una ley que aprobó el mismo partido que el que gobierna en Vigo para aplicar en estos casos. Da la sensación de que el Concello quiere permitir que todo esto pase”, afirma.

De hecho, Nós Mesmas abandonó este consejo municipal tras este pleno al considerar que la institución respaldó discursos tránsfobos y excluyentes de los derechos de las mujeres trans.

Aunque las actividades del Orgullo se están desarrollado con normalidad hasta la fecha, este activista reconoce que están estudiando diferentes protocolos para garantizar la seguridad durante la movilización del día 29. “Sabemos que podemos escuchar algún insulto, pero no vamos a permitir que pase de ahí. Estamos preparados para dar una respuesta contundente e inmediata y, sobre todo, para proteger a la gente, aunque por nuestra experiencia sabemos que quienes comenten agresiones violentas lo hacen envalentonados porque la víctima está sola”, sostiene.

Suscríbete para seguir leyendo