La gripe aviar H5N1 encuentra un nuevo huésped: ratones domésticos

Los roedores vivían cerca de granjas lecheras infectadas en EEUU | Es la primera vez que se detecta en esta especie, al margen de experimentos de laboratorio

Varios ejemplares de ratón en un zoológico.  |  // E.K. BROWN

Varios ejemplares de ratón en un zoológico. | // E.K. BROWN

Rafa López

Rafa López

La gripe aviar H5N1 de alta patogenicidad ha encontrado un nuevo huésped inesperado: ratones domésticos que viven cerca de granjas lecheras infectadas. Once ratones domésticos en el condado de Roosevelt en Nuevo México (EE UU) dieron positivo por gripe aviar H5N1, según informaron funcionarios federales estadounidenses, sumándose así a la creciente lista de mamíferos infectados con influenza aviar. Antes que ellos, ya se ha detectado este virus en multitud de especies de mamíferos y aves. Está causando una panzootía –equivalente animal a una pandemia– en todos los continentes, con la única excepción de Oceanía.

Y es un huésped inesperado porque “generalmente los ratones de tipo salvaje son bastante refractarios a la infección por el virus de la gripe”, según ha apuntado el microbiólogo Florian Krammer, de la Escuela de Medicina Icahn School en Mount Sinai (Nueva York). De hecho, es la primera vez que se detecta en esta especie, al margen de especímenes de laboratorio.

El pasado 29 de mayo se informaba de la detección de este virus en alpacas de Estados Unidos. Este camélido parecido a las llamas se sumaba a una veintena de especies de mamíferos infectadas detectadas en Estados Unidos, sobre todo en el norte del país. Entre ellas vacas, gatos domésticos, pumas, coyotes, osos pardos, negros y polares, zorros, ardillas, mapaches...

“Esto está fuera de control”, clamó en su cuenta de X el virólogo estadounidense Rick Bright, que lamentó el retraso en las pruebas y los informes de datos del Departamento de Agricultura estadounidense. Numerosos expertos se han quejado de la falta de transparencia de las autoridades norteamericanas, que tampoco han aportado datos de secuencias.

También se han quejado del escaso control sobre las granjas infectadas, lo que está permitiendo que aumenten los casos. El pasado lunes se encontró gripe aviar H5N1 en diez granjas lecheras más, incluidas 8 en Idaho, una en Michigan y otra en Dakota del Sur, lo que supuso el mayor aumento en un día hasta el momento. Después de algo más de dos meses después de la primera detección, el número de brotes en granjas lecheras de Estados Unidos es de 81 en 9 estados.

Bright denunció que solo se “recomienda” que las granjas lecheras pasteuricen o calienten la leche infectada antes de desecharla en los sistemas de agua subterránea. “No existe ningún requisito y es posible que muchas granjas no estén equipadas para calentar grandes volúmenes de leche desechada. Y claramente, todavía está llegando al suministro de alimentos.Necesita atención”, explica el virólogo desde Washington.

La propagación mundial del clado 2.3.4.4b del virus de la gripe aviar H5N1, y su propagación a un número creciente de mamíferos, ha generado preocupación sobre la posibilidad de transmisión de persona a persona a partir de una variante futura, aunque hasta ahora sólo se han identificado unos pocos casos en humanos después del contacto con aves o ganado infectado.

Tres trabajadores de granjas lecheras en Michigan y Texas dieron positivo por gripe aviar H5N1 en las últimas semanas. Solo uno de ellos padeció enfermedad respiratoria aguda, mientras que los otros dos tuvieron conjuntivitis y hemorragia subconjuntival. Se han notificado casos más graves en otros países, aunque en ninguno se ha verificado transmisión de persona a persona.