Entrevista | Robert Gavin Bonnar Abogado, analista geopolítico y escritor

“Facebook y Amazon alimentan de información a las agencias de inteligencia de EE UU”

El cuñado de la reina Letizia advierte en su nueva novela, publicada por una editorial viguesa, que los países emergentes, liderados por Rusia y China, planean crear su propia moneda frente al dólar

Asegura que Europa camina hacia un desastre económico

Robert Gavin
Bonnar,durante
un visita
a Baiona.
 // Miguel Riopa

Robert Gavin Bonnar,durante un visita a Baiona. // Miguel Riopa / Rafa López

Rafa López

Rafa López

Robert Gavin Bonnar (Belfast, 1967) ha aparecido en prensa rosa como marido de Telma Ortiz y cuñado de la reina Letizia, aunque su verdadero lugar está en las páginas salmón de la prensa económica, donde ha ejercido como analista de finanzas y geopolítica. Este abogado internacional, que padeció la violencia política en Irlanda del Norte y conoció a Nelson Mandela, divide su tiempo entre Madrid, Londres, Dubái, Barcelona y Ciudad del Cabo. Como jurista ha representado a famosos como Jennifer Lopez, Britney Spears, Whitney Houston, Marc Anthony y Oprah Winfrey, en temas de legislación de imagen y daños personale

Es autor de varias novelas y la última, “El cuarto poder”, está editada por la viguesa Ediciones Agoeiro. Se trata de un thriller que combina geopolítica, poder, dinero y sexo y plantea qué ocurriría si los países emergentes diseñasen una nueva moneda frente al dólar, debilitado por la enorme deuda de Estados Unidos y –desde 1971– sin el respaldo en el oro. El 11 de junio (19.30 horas) lo presentará en El Corte Inglés de Vigo junto al politólogo Javier Santamarta del Pozo y el editor de Agoeiro, Jorge Alonso.

–¿Cómo ha sido su relación con España a lo largo de los años?

–He tenido un romance con España toda mi vida. Muchas visitas a lo largo de los años. Vine aquí la primera vez cuando tenía 15 años en un viaje escolar, a Játiva, y me quedé con familias anfitrionas. Conocí al alcalde. Besé a una chica guapa española. (¿Gala, dónde estás?, jeje). El lugar era muy colorido comparado con Belfast. ¡Me encantaba! He vuelto con 17 y 18 años a Asturias, a Salinas. Jugaba al fútbol con mis estudiantes [fue profesor de inglés en un campamento de verano] en una playa enorme allá. Pasé dos veranos en Asturias. He hecho visitas a Oviedo y Gijón. Estando con los profesores allí he aprendido mucho de la vida bonita en España. Siempre tenía ganas de volver. Os quiero a los españoles con vuestro tremendo sentido de familia y comunidad. Como los irlandeses.

–¿Ve paralelismos entre Irlanda y Galicia?

–¡Y tanto! La relación entre Galicia e Irlanda se remonta a muchos siglos atrás, una historia que conocemos en Irlanda. Tuvo lugar hace mil años. Los monjes irlandeses escribieron la historia de un cacique gallego llamado Míl Espáine con su mujer Scota. Tuvieron seis hijos guerreros y el menor un poeta llamado Amergan. Míl mandó al poeta a Irlanda, donde fue invitado por el rey de Irlanda Magrenia a la boda de su hija Erin. El rey se asustó al escuchar la historia de Amergan de los altos guerreros gallegos y degolló al poeta. Míl envió a sus seis hijos guerreros y un ejército a invadir Irlanda. Los “Gaels” nos han dado el nombre para nuestra cultura porque... ¡somos literalmente gallegos! (Y nombró Escocia por su madre) Toda esta historia maravillosa está escrita en “El libro de las invasiones”, parte del famoso “Libro de Kells” en Trinity, Dublín, y casi nadie lo sabe.

–Conoce Vigo y Baiona.

–Estuve hace escasos meses, precisamente cerrando la edición del libro con mi gran amigo Jorge Alonso, el editor de Ediciones Agoeiro. Cómo me encanta el Parador, la comida, el Club de Yates. ¡Todo!

–¿La novela encierra una profecía? ¿Cree realmente que los BRICS+ [Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica y los países que se le suman] lanzarán una moneda propia y animarán al resto de países a tomarla como referencia en lugar del dólar?

–Ya está en marcha. Imposible creerlo hace un par de años, hoy en día hay transacciones bilaterales de miles de millones entre los países BRICS+ que no usan el dólar. “El cuarto poder” es un libro basado en hechos económicos. ¡No se puede mantener el dólar como la moneda de reserva mundial mientras se usa para imponer sanciones! Es uno o lo otro.

–El libro tenía el título inicial de “La conversación Kempinski”, pero finalmente la ha titulado “El cuarto poder”. Tradicionalmente se ha llamado “El cuarto poder” a la prensa, pero usted se refiere a otro tipo de poder. ¿Cuál?

–El poder geopolítico. Que llegamos a un momento de un gran cambio. Los tres poderes más grandes siguen con su agenda, unos dos mil millones de personas, pero ¿qué pasará con el resto de las personas? ¿Los 6 mil millones que nos quedan, incluyendo toda Europa?

–En la novela plantea una nueva hipótesis sobre el asesinato de Kennedy. ¿Le concede verosimilitud o es pura ficción? ¿Y qué relación tiene con la trama?

–Lo que escribo sobre el asesinato del presidente Kennedy se basa en hechos. Es necesario comprender mucho mejor la acción de los hermanos Dulles [Allen y John Foster Dulles]. Su relevancia para la novela es clara. Si usted se implica en cambiar el futuro del dinero, lo hace bajo su propio riesgo. No terminó bien ni para Kennedy ni Gadafi.

–El 90% del comercio entre China y Rusia se realiza en rublos y yuanes después de abandonar el dólar estadounidense. ¿Es para preocuparse?

–En primer lugar, es una prueba clara de que ahora vivimos en un mundo multipolar. No en un mundo unipolar. Y eso todavía no se entiende bien. El propósito de mi novela es hacer que se entienda mejor. En segundo lugar, sí, horrible. Tendrá graves consecuencias inflacionarias para los tenedores de dólares y euros en el futuro. Esta novela es una advertencia para nosotros, en Europa, que vivimos en un momento muy débil. Hemos subcontratado nuestra seguridad a Estados Unidos, nuestra producción a China, las necesidades energéticas a Rusia...

–Hasta ahora...

–¿Y después, dónde? Estas cuestiones deben abordarse en serio y de manera suficiente en Europa. Estamos caminando sonámbulos hacia un desastre económico por una falta de comprensión plena y matizada de las nuevas realidades geopolíticas a las que nos enfrentamos. No es casualidad que veamos conflictos aumentando en todas partes. En el Mar de China Meridional, en Oriente Medio, en Europa con Ucrania... Misiles, misiles y más misiles no es la respuesta. Sólo los belicistas de los Estados Unidos de América están ganando en este momento. Esto puede tener algo que ver con los 34 billones de euros de deuda que su economía enfrenta. Y el hecho de que indiscutiblemente nadie en este momento está favoreciendo negociaciones de soluciones diplomáticas antes que un rearme y gastando una cantidad significativa de nuestro presupuesto anual sobre armamento de fabricación estadounidense.

–¿Es cierto que China está vendiendo gran cantidad de la deuda estadounidense que posee, en bonos del Tesoro de Estados Unidos, para cambiarla por oro?

–Sí. Es cierto. La semana pasada, por ejemplo, les han vendido 53 mil millones más de bonos americanos. India, China, Rusia y Turquía (el 37.5% de la población mundial) ya rechazan el dólar.

–Hay quien pronostica que la inflación, que ya es alta, será brutal en Estados Unidos y Europa dentro de unos años, y que la burbuja que infla a Occidente con sus enormes deudas externas estallará en muy poco tiempo. ¿Lo cree así?

–Lo veo muy –pero muy– probable. Si una gran parte del mundo descarta utilizar el dólar, finalmente vuelve a casa. ¿Sabe usted que en los últimos diez años o así el FED [la Reserva Federal de EE UU] ha doblado [remarca la palabra] la cantidad de dólar en circulación? Todas las monedas fíat de la historia del mundo que no estaban respaldadas por oro han terminado en una explosión de hiperinflación. Esta vez no será diferente.

–¿Qué papel desempeña la invasión de Ucrania en todo esto? ¿Es solo un primer movimiento y luego China moverá ficha invadiendo Taiwán, como creen algunos analistas?

–En el nuevo mundo multipolar, las grandes potencias harán todo lo posible para proteger su propio círculo de intereses. La pregunta es: ¿piensan los estadounidenses que el mundo sigue siendo unipolar y que tienen derecho a controlar? Estar en el Mar de China Meridional, estar en Medio Oriente o metido en la producción de alimentos y movimiento de petróleo y gas en Ucrania. Pregúntese, ¿por qué es el exjefe de la CIA un director de una empresa de telecomunicaciones en Kiev? Yo soy anticonflictivo. Pero veo a la gente insistiendo en que la solución es más la masacre de jóvenes barones y chicas en ejércitos rusos y ucranianos.

–Dice Rob Bauer, presidente del Comité Militar de la OTAN, que la idea de que las relaciones comerciales evitan la guerra es falsa. ¿Está de acuerdo?

–¿Desde cuándo los ciudadanos elegimos miembros de la OTAN para tomar decisiones de vida o muerte por nosotros? Este es el mismo hombre que dijo: no esperen un milagro en Ucrania de ninguna de las partes. Sin embargo, su solución es misiles, misiles y más misiles ¿para qué? Para matar otra generación de ucranianos y rusos. Y claro que las relaciones comerciales promueven, producen buen diálogo y diplomacia, y solo un tonto diría que no ayudan a evitar el conflicto.

–Ha alertado de que Estados Unidos llega veinte años tarde a África, continente del que se están apoderando China y Rusia. ¿Qué consecuencias tendrá esto para nuestras vidas?

–Que ya han perdido control de zonas masivas del mundo. Las consecuencias para nuestras vidas son obvias. Hay más incertidumbre global, más protección multipolar de los círculos de influencia. Originalmente los Estados Unidos de América controlan las vías marítimas para promover la seguridad global en alta mar, pero ahora en el Cuerno de África o el Golfo de Adén, los misiles atacan estas rutas marítimas a diario. Esto tiene un impacto directo en el coste de los alimentos que pone en su mesa.

–¿Le preocupa la inteligencia artificial y el uso perverso que las potencias pueden hacer de ella?

–Sí. Me preocupa mucho que sale de DARPA. Me explico. El ejército de los Estados Unidos tiene un departamento: DARPA [siglas en inglés de Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa] desde alrededor de los años 70 para enlazar computadoras militares. Años después, Vint Cerf [científico de computación estadounidense, considerado uno de los padres de Internet] y compañía en Stanford, una universidad preeminente en los EE UU, enormemente financiada por el Departamento de Defensa, crearon el protocolo TCP/IP: inventaron la Internet. Google sale de DARPA también. El gobierno de EE UU financió a Larry Page y Sergei Brin (los inventores de Google). ¿Y Google Maps? Comprado por ellos como proyecto creado por DARPA. ¿Siri? Lo ha adivinado: un proyecto creado por DARPA. Esto explica por qué se permiten enormes monopolios en un país con leyes antimonopolio tan fuertes. Facebook y Amazon alimentan de información a las agencias de inteligencia de EE UU. Imagínese qué hace de momento con la inteligencia artificial. Sabemos por las revelaciones de Snowden sobre PRISM [programa “clandestino” de vigilancia electrónica operado por la Agencia de Seguridad Nacional de EE UU], que llevó al escrutinio de la Sección 702 de la Ley FISA [ley que permite al gobierno de EEUU recopilar sin orden judicial las comunicaciones de no estadounidenses ubicados fuera del país para recabar inteligencia extranjera]. Esto se ha ampliado para permitir la vigilancia sin orden judicial de todos los ciudadanos globales. ¿Y qué usan? ¡Usan su tecnología! Y será aún peor con IA. Hasta 2014, la tecnología estaba relativamente sin censura. La Primavera Árabe, la apertura de China con tecnología de EE UU, ha cambiado todo.

–Como jurista ha representado a celebridades como Jennifer Lopez, Britney Spears, Whitney Houston, Marc Anthony y Oprah Winfrey, entre otras, en temas de legislación de imagen y daños personales. Nunca ha perdido un caso de difamación. ¿Cuál fue el más complejo?

–Mi caso para Louis Walsh, el famoso manager de grupos de música y juez en el programa de la televisión ¨X Factor.¨ Dos años en total luchando contra Rupert Murdoch y su periódico "The Sun". Pero al fin y al cabo hemos ganado la compensación segunda más grande en la historia de difamación en Irlanda.

–Imagine que su novela fuese llevada al cine. ¿Qué actor y actriz le gustaría que fueran los protagonistas de la película?

–Buena pregunta. Cuando llegue al cine... a ver... Paul Mescal sería Matt Maguire y Victoria Justice sería Lula Martinelli.

“Por motivos muy, pero muy obvios, no hablo de mi familia política”

–La novela contiene pasajes eróticos de alto voltaje entre la pareja protagonista, que realiza juegos de dominación consentida, como en “50 sombras de Grey”. ¿Qué papel desempeña el sexo en la novela, al margen de enganchar al lector?

–El comportamiento sexual está muy vinculado al desarrollo psicosexual del trauma y, curiosamente, a la dispensación genética en el sentido de que nuestros antepasados pueden transmitirnos sus traumas que se manifiestan en efusiones sexuales. La connotación sexual de la novela también es sumamente importante en el sentido que estamos todos ligados, atados, a un modelo económico con pocos dominantes y muchos en sumisión perpetua. Hay que estudiar el shibari [estilo japonés de bondage] con más atención. ¡Les va a encantar!

–¿La novela es autobiográfica en algún aspecto?

–Todos los escritores son urracas y eligen sus personajes a partir de episodios de la vida real, momentos pasados o imaginados, momentos grabados en nuestras almas o en nuestras mentes. Cuando escribes, y escribes bien, lo mejor es que no hagas filtro, pero deja fluir. No preguntes de dónde proviene ese personaje, solo alégrate de que hayan venido. Amo a Matt Maguire y Lula Martinelli como personajes. Como personas. ¡Y Sir Joseph [otro personaje de la novela, el hombre más rico de Ghana] me asusta mucho!

–Ha podido leer su esposa y su familia política la novela? Si es así, ¿qué le han dicho de ella?

–Por motivos muy, pero muy obvios, no hablo de mi familia política.

Suscríbete para seguir leyendo