Galicia eleva la alerta para que el Estado intercepte en el mar “cientos de sacos de pellets” antes del sábado

Activa el nivel dos de emergencia después de Asturias

La Xunta calcula que han llegado a la costa 2.625 kilos de plástico y que el 90% aún está en el mar

Prevé en función de las mareas que el grueso arriba el fin de semana y por eso urge al Gobierno a actuar ya

Contratará a cien personas más para limpiar las playas

A. Vázquez

Un día después de negarse a elevar el nivel del alerta como le pedía el Gobierno alegando “criterios técnicos”, y horas después de que lo hiciese el Gobierno asturiano donde la llegada de pellets es todavía testimonial, la Xunta decidió ayer pasar a nivel dos, y de este modo lanzar una “petición expresa” al Ejecutivo central: “trabajar en el mar para impedir que los cientos de sacos de pellets que continúan desaparecidos lleguen a las costas gallegas”.

Como es el Gobierno de Pedro Sánchez quien tiene competencias en el mar, la Xunta eleva el nivel de alerta y exige la actuación del Estado para paliar los efectos del vertido de pellets de plástico del “Toconao”. “Es el momento de intentar recogerlos ahora que están en el mar” porque se prevén corrientes marítimas en los próximos días “que permitirán hacerlo” con mayor facilidad, explicó el presidente Alfonso Rueda, que fue quien informó del giro.

Posteriormente, la vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, urgió a que la interceptación en el mar fuese antes del sábado, pues se prevé en función de las mareas, las corrientes y los vientos que lleguen más sacos durante el fin de semana. La vicepresidenta calcula que el 90% de los 26.250 kilos de pellets perdidos en el mar hace un mes aún no han llegado a la costa. Es decir, 2.625 kilos ya habrían ensuciado los arenales gallegos.

Vázquez habló ayer con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y escribió una carta a la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, informando de la activación del nivel dos de alerta y apurando el despliegue de medios estatales.

“Si es el requisito para que el Gobierno central colabore en la limpieza de estos residuos plásticos, no tenemos ningún problema en hacerlo (declarar el nivel dos de alerta)”, aseguró el titular del Ejecutivo autonómico para justificar su cambio de opinión. También lanzó un dardo:“Si esto pasara en Cataluña, no estarían con los requisitos que nos exigen a nosotros (el nivel dos de alerta) para activar su colaboración”.

Rueda hizo estas declaraciones después de visitar la playa del Espiñeirido en Porto do Son, uno de los primeros arenales a donde llegaron las bolas de plástico, pero no hay constancia gráfica del momento. Intentar frenar desde el mar la llegada de las bolitas de plástico que ya ensucian playas de treinta concellos gallegos es responsabilidad del Gobierno central. A la Xunta y a los concellos les toca eliminarlas de los arenales, lo que es muy difícil por su diminuto tamaño y su color blanco. Doscientos operarios del Ejecutivo autonómico actuaron ayer en una docena de playas, explicó la vicepresidenta y conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez. Y en los próximos días se contratarán a cien personas más.

La vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, urgió a que la interceptación en el mar fuese antes del sábado, pues se prevé en función de las mareas, las corrientes y los vientos que lleguen más sacos durante el fin de semana. Calcula que el 90% de los 26.250 kilos de pellets perdidos en el mar hace un mes aún no han llegado a la costa. Es decir, 2.625 kilos ya habrían ensuciado los arenales gallegos.

También hay voluntarios en arenales de Pontevedra y A Coruña peinando la arena a la búsqueda de pellets. En Nigrán, por ejemplo 150 voluntarios, más personal de limpieza y brigada medioambiental del Concello trabajaron ayer en las playas de Patos, Prado Cansadoura y Madorra. Colaboraron la Asociación de Escolas de Surf Patos y el Club Marítimo de Panxón.

Tras la decisión de Asturias y Galicia de declarar la alerta dos, ayer por la tarde, Cantabria seguía la estela. Por su parte, Euskadi activaba por la mañana su plan especial de emergencia.

La cercanía de las elecciones del 18-F ha tensionado el conflicto. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró ayer que “la gestión de la Xunta hubiera sido distinta si no estuvieran en precampaña”. Por su parte, la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, acusó a la Xunta de recurrir a “propaganda” y “mentira” .

A su vez, Sumar y Podemos han anunciado demandas contra la Xunta por no actuar en el vertido de pellets. Marta Lois, de Sumar, ya pidió la dimisión del conselleiro do Mar.

Ana Pontón, del BNG, aseguró que “ha fallado el Gobierno central y la Xunta y se han perdido tres semanas muy valiosas, en las que se podría haber trabajado para retirar el mayor número de pellets”. José Ramón Gómez Besteiro acusó a Rueda de “ocultar” el problema.

[object Object]

El fiscal de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher, afirma que los ‘pellets’ de plástico presentan “indicios de toxicidad, no son biodegradables y no pueden eliminarse”, y advierte de que ya se han extendido, no solo a las costas gallegas, sino también a las portuguesas y han llegado ya a Francia.

En el oficio en el que propone la apertura de unas diligencias de investigación, Vercher explica que estas “pequeñas bolas de plástico que se utilizan para fabricar productos” de ese material “contribuyen a la contaminación por microplásticos”, cuya eliminación “constituye un objetivo para la Unión Europea”.

En un escrito remitido el pasado día 8 al fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, el fiscal de Sala de Medio Ambiente recuerda que el Código Penal castiga en su artículo 325 con penas de prisión de seis meses a dos años, multa de 10 a 14 meses e inhabilitación especial por uno o dos años al que “contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente, provoque o realice directa o indirectamente emisiones, vertidos, ... incluido el alta mar, ... que, por sí mismo o conjuntamente con otros, cause o pueda causar daños sustancionales a la calidad el aire, del suelo o de las aguas, o a animales o plantas”.

Por otra parte, Ecologistas en Acción presentó ayer en el Juzgado de Noia una demanda penal contra la empresa armadora propietaria del buque “Toconao”, con bandera de Liberia, así como contra su capitán.

Suscríbete para seguir leyendo