“Nos cuesta mucho pedir ayuda externa cuando tenemos problemas de pareja”. Así los reconoció ayer Nacho Tornel, durante la conversación que mantuvo con la psicóloga gallega Diana Rodríguez. El mediador familiar, máster en Matrimonio y Familia, presentó en el Club FARO su segundo libro, “Relacionarte. El arte de convertir tu pareja en una alianza imbatible” (Planeta), una guía en la que recupera los casos de parejas reales a las que trata en su consulta, debidamente desfigurados para preservar la confidencialidad, para ilustrar los principales problemas a los que se enfrentan en su día a día y aportar soluciones. Tornel advirtió de que la vida en pareja precisa cuidados, mimos y atenciones y que, si no los recibe, se mustia.

Este libro, que podría considerarse como una continuación del anterior, “EnparejArte”, mira hacia el exterior de la pareja para tratar cada uno de los agentes con los que interactúa: hijos, familia directa, amistades y ámbito laboral, y que impactan directamente en la pareja, una entidad que se sustenta en cuatro pilares básicos: comunicación, compromiso, respeto y afectividad. “Sin éstos –advirtió–, la pareja se desmorona”.

Sin embargo, el especialista vallisoletano también aseguró que si los dos creen en su proyecto de pareja, saldrá airosa de las interferencias y obstáculos con los que pueda encontrarse a lo largo de la vida. “La pareja no es una isla, sino que vive en un entorno que le repercute directamente”, insistió el conferenciante.

Los hijos son una de las causas de conflicto más habituales en su consulta. Y no solo porque haya hijos o hijos de relaciones anteriores que boicoteen la relación de la pareja, sino por la propia dinámica que muchas veces se genera tras el nacimiento de los hijos. En este sentido, aseguró que la maternidad y la paternidad, aunque deseada y meditada por la pareja, supone un importante giro en la relación. “La crianza no es una crisis para la pareja, pero es un tsunami que lo cambia todo. Es una alegría, pero también un desafío. No debemos de olvidar que antes que ser padres somos pareja, por el tiempo, porque ya lo éramos antes, y por la jerarquía”, comentó. Sin embargo, reconoció que en muchas ocasiones esta nueva condición puede hacer que se descuide la pareja.

Los padres también pueden ser un escollo para una relación. Respecto a esto, destacó los fuertes lazos familiares que se dan en España, aunque añadió que la familia nunca debe anteponerse a la pareja. “Una pareja, con o sin hijos, es una familia libre y espontánea, que necesita tener tiempo también para ella, sin nadie más. Y si la familia se inmiscuye, hay que establecer un cordón de seguridad mientras no se robustece la pareja”, afirmó el especialista.

Igual de importante es encontrar el equilibrio entre la vida personal y laboral y en este sentido, abogó por tomarse el trabajo como lo que es, un medio de vida. “La felicidad no está en las cosas materiales ni en las promociones laborales, sino en las relaciones, en los momentos íntimos y personales que vivimos”, manifestó el especialista, a quien avalan diecisiete años de experiencia con parejas en crisis.

La corresponsabilidad también ayuda a asentar una pareja. “Se acabó eso de ‘ayudar en casa’. La convivencia, los hijos... son decisiones de la pareja, de dos y la responsabilidad también”, afirmó.

Tornel reconoció que no hay ninguna vacuna que garantice el éxito de la pareja, pero sí matizó que si ésta dedica un tiempo a compartir su experiencia del día, a reconectar, y mantiene el afecto, el gesto, tendrá muchas posibilidades de salir airosa. Y si no, siempre puede pedir ayuda profesional. Asegura que él ha tratado muchos casos extremos y que muchos han logrado sobrevivir. Eso sí, tiene que haber voluntad por ambas partes. Él, por su parte, no tira la toalla si la pareja no lo hace.

Los círculos concéntricos que rodean la relación de pareja

“Relacionarte” es, a la vez, una terapia y una guía de consejos sobre la pareja en la que Nacho Tornel da una serie de claves para que la relación sea exitosa. Estas claves están basadas en las vivencias de quienes acuden a su consulta, parejas que buscan una segunda oportunidad para seguir con su proyecto de vida.

El autor de este libro emplea una sucesión de círculos concéntricos para explicar cómo afecta el mundo exterior a las relaciones de pareja. El primero de ellos representa a la propia pareja que ha decidido formar un hogar. A este círculo se le sumará un segundo, el de los hijos cuando llegan, y que constituyen el círculo externo más cercano a ella y uno de sus grandes retos.

El tercer círculo está formado por la familia de origen de cada uno de ellos: padres, hermanos y allegados. Tornel destaca que la apuesta firme es por la pareja, incluso si entran en juego personas de nuestra sangre. El cuarto círculo corresponde a las amistades y a las aficiones, que, según el autor de “Relacionarte” es algo personal y sobre lo que los dos miembros de la pareja deben de hablar para que siga enriqueciendo a la persona sin afectar de forma negativa a la pareja.

Por último, está el círculo del trabajo, que el mediador familiar y experto en resolución de conflictos en la pareja concibe como un círculo adicional y necesario para pagar nuestras facturas y, en algunos casos, para ayudar a nuestra realización personal.

A todo esto, hay que añadir, aunque no sea un círculo como tal, el contexto ultraindividualista en el que vivimos en la sociedad actual, que, sin duda, influye en las actitudes de la persona y en la forma que tiene de relacionarse. De todos el más importante es, afirma Tornel, la pareja, que ha de anteponerse a todo lo demás.