Compartir décimos de la Lotería de Navidad es una práctica muy extendida. Comprar un número con familiares, amigos o compañeros de trabajo y enviarles una fotografía para saber que lo tenemos es una práctica más habitual de lo que parece. Siempre que esto ocurre, es una persona la encargada de guardar el cupón y el resto se fían de la imagen pero en ocasiones, esto puede acarrear ciertos problemas.

Si la participación sale ganadora puede surgir conflictos, por lo que desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han alertado de lo que puede ocurrir con la validez de un décimo que se comparte. Un aviso que deberías tener en cuenta tanto si has probado suerte en el sorteo de la Lotería de Navidad como en el de la Lotería del Niño.

Desde la OCU recomiendan que siempre que se comparta un número, debemos dejar bien claro por escrito quién participa y cuánto juega cada uno. El proceso más transparente consiste en que el poseedor del décimo lo fotocopie y entregue a cada participante una copia firmada, con el nombre y el DNI del depositario.

En caso de ser un matrimonio en régimen de gananciales, difícilmente habrá otra solución que no sea repartir el 50% del premio para cada uno pero, si existe separación de bienes, las ganancias del sorteo son para quien ha comprado el décimo o la participación, a no ser que se pueda acreditar que se ha comprado a medias.

En caso de pérdida o robo del décimo es fundamental denunciarlo ante la Policía Nacional o Guardia Civil. Con la denuncia se puede paralizar el pago hasta que el juez resuelva a quién pertenece. En la denuncia es importante que conste el mayor número de datos posible, aportar posibles pruebas e identificando claramente el documento número, serie y fracción.