Aunque los modelos meteorológicos apuntaban a que toda esta semana que ahora empieza estaría muy pasada por agua en Galicia, las borrascas se están moviendo algo más al sur de lo previsto. Eso implica que no habrá lluvias generalizadas, al menos, hasta la noche del miércoles. Solo durante la segunda mitad del puente de la Constitución, por tanto, será necesario echar mano del paraguas.

En lo que sí han acertado las predicciones de hace unos días es en que no habrá episodios de frío extremo en la península ibérica. Las temperaturas, de hecho, ya se están recuperando frente a las registradas durante el fin de semana, que fueron bajas, pero acordes a lo habitual en esta época del año.

Según la previsión de MeteoGalicia, mañana martes se retira el aire frío de capas medias y altas de la atmósfera, de forma que Galicia quedará en una situación intermedia entre altas y bajas presiones. Con esta configuración, el cielo estará parcialmente cubierto con algunos chubascos dispersos y ocasionales. Las temperaturas experimentarán un ligero ascenso. El viento estará en calma o soplará flojo de dirección oeste.

El miércoles iremos quedando bajo la influencia de una borrasca situada entre las Azores y la península, que nos enviará un frente por la noche que entrará por el sur del territorio. Así, el día comenzará con nieblas en el interior y con cielos alternando nubes y claros en el resto, con más nubes en la provincia de Ourense. En las últimas horas del día, aumentarán las nubes por el sur, con lluvias que se irán moviendo hacia el norte durante la madrugada del jueves. Las temperaturas permanecerán sin cambios o con ligeros descensos. Los vientos soplarán de componente este, fuertes en el litoral norte en la segunda mitad del día.

El monasterio de Santa María de Oia, esta mañana Marta G. Brea

La jornada siguiente, la del jueves, estará marcada por esa borrasca. Los cielos estarán nublados, con chubascos que comenzarán a registrarse, de nuevo, por la mitad sur y con el avance del día llegarán a toda la comunidad. Las temperaturas mínimas ascenderán ligeramente y las máximas quedarán sin cambios o sufrirán ligeros descensos, por lo que será una jornada de muy poca oscilación térmica. El viento soplará de componente este, fuerte en el litoral en las provincias de A Coruña y Lugo.

A partir de ahí, aumenta el nivel de incertidumbre de las previsiones, pero parece que el tiempo borrascoso será el protagonista en la recta final del puente de diciembre, con la excepción de una tregua de sol durante la jornada del sábado. Después de la entrada de aire frío entre el viernes y el sábado, recuperaremos la circulación zonal, por lo que las temperaturas ascenderán al final del período.