Un estudio desarrollado por el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) en el laboratorio de la unidad mixta Roche-CHUS demuestra que los glóbulos rojos de los enfermos de cáncer de mama avanzado o metástasicos son diferentes a los de las personas sin la patología, lo cual ayudaría a predecir el avance de la enfermedad con un simple análisis de sangre.

En este trabajo, firmado por Clotilde Costa, los investigadores identificaron una proteína cuyos niveles son más elevados en los pacientes con cáncer de mama avanzado o metastásico. La metástasis es la principal causa de muerte por esta enfermedad, por lo que es de vital importancia detectarla cuanto antes.

Los resultados del estudio, que todavía están protegidos por una patente, sirven como una nueva aportación al reciente descubrimiento de que los glóbulos rojos, aparte de su labor principal como transportadores de oxígenos, tienen otras funciones adicionales como células reguladoras en la circulación.

En esta ocasión se demostraría que estas células también pueden ser marcadores útiles en oncología.

Detalles de la investigación

Una iniciativa colaborativa entre la empresa Roche Farma y el grupo Oncomet del IDIS dirigido por el jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico de Santiago, Rafael López, ha hecho posible esta investigación, realizada a partir del análisis de muestras de sangre de pacientes de cáncer de mama en diferentes momentos de la enfermedad y de donantes sanos recogidas en el CHUS.

La composición de proteínas de los glóbulos rojos fue el objeto de estudio mediante técnicas de proteómica, método que consiste en el análisis de la estructura y función de las proteínas. Esto ha permitido identificar un potencial biomarcador de diagnóstico de enfermedad metastásica.

Los resultados de este trabajo están actualmente protegidos por una patente pero podrían tener una importante aplicación clínica, ayudando a la detección precoz de la metástasis, principal causa de muerte en los casos de cáncer de mama.