Cambiar de jornada ha supuesto tener también la sensación de cambiar de estación, al menos en ciertas zonas de Galicia. Realmente, fue el tiempo del sábado el que dio unas horas de tregua en medio de un otoño necesaria y afortunadamente lluvioso. Durante esa jornada los cielos despejados y las temperaturas agradables en las horas centrales del día fueron la tónica dominante. Si bien es cierto que las mínimas descendieron por debajo de los cero grados en puntos como Baltar o Calvos de Randín, el tiempo fue mucho más apacible del que se experimenta desde la mañana de este domingo.

Las lluvias intensas han vuelto a hacer acto de presencia debido al paso de un frente frío generalizado, aunque se espera que se abran claros con el avance de la tarde. Las temperaturas mínimas han ascendido ligeramente. Sin embargo, en la madrugada del lunes se espera que la cota de nieve se sitúe en los 1.300 metros.

Vigo mostraba este mismo contraste del tiempo con apenas 12 horas de diferencia en la afluencia de gente en sus calles. Cierto es que la actividad navideña es mucho más intensa en la tarde noche que durante las primeras horas de la mañana, pero la inestabilidad y las lluvias también han influido en que la ciudad amaneciese mucho menos concurrida después de que el sábado terminase con Vigo a rebosar.

El tiempo en Galicia para la próxima semana

El lunes, según la previsión de Meteogalicia, las altas presiones regresarán a Galicia, que amanecerá con chubascos que se irán retirando hacia el norte según transcurra la jornada. El martes será una jornada de transición. El día comenzará con cielos parcialmente nubosos pero con tiempo seco. Será con la llegada de la noche cuando también aparezcan las lluvias de nuevo. Ya el miércoles el aire frío en altura favorecerá la formación de un pequeño centro de bajas presiones. Las lluvias serán generalizadas y localmente fuertes por la mañana. Las temperaturas sufrirán variaciones mínimas.