Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plantas tóxicas, un peligro desconocido

La muerte de nueve vacas supuestamente por ingerir alta dosis de estramonio trae a debate la flora “peligrosa” como la parte verde de las patatas | Expertos abogan por educar y no demonizar

Phitolacca americana, a pie de la Senda del Agua en Chapela. Mar Mato

A pie del Camino de Santiago, en la Senda del Agua, una vigorosa planta con vistas a la ría de Vigo presume de pequeños frutos morados que recuerdan en cierta manera al sabugueiro. Para cualquier paseante que la mire, la tentación de llevarse uno a la boca es máxima.

Ante la duda de si ingerir los frutos, se alza coger el móvil, entrar en una app identificadora de plantas, tomar una foto y esperar.

El resultado impacta. Se trata de la Phitolacca americana,hierba carmín en su nombre común. No se debe ingerir nada de ella ya que puede provocar vómitos, diarrea y enfermedades intestinales o incluso la muerte si se come en gran cantidad. Es especialmente peligrosa para los niños.

La toxicidad de una planta o fruto puede variar a lo largo de su vida. Ojo con las patatas cuando después de madurar se ponen verdes o tienen brotes debido al envejecimiento o a la luz directa del sol. La ingesta elevada de esas partes puede causar náuseas, diarrea, vómitos, dolor de estómago, garganta o cabeza así como vértigos, según concluyó la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Todos los años hay un par de plantas que no sé por qué intoxican a alguien

decoration

No obstante, habitualmente, las plantas que más problemas causan son las silvestres. “Todos los años hay un par de plantas que no sé por qué intoxican a alguien”, explica el botánico Xosé Ramón García, de la Sociedade Galega de Historia Natural y autor del libro “Guía de plantas de Galicia” (Xerais) . “Son la Oenanthe crocata –nabo del diablo, pé de boi– y la Conium maculatum –pirixel das bruxas o cicuta–. El año pasado unos sudamericanos haciendo el Camino de Santiago la comieron. Tuvieron suerte y no murieron; pero dos años atrás sí falleció un alemán peregrino”, añade.

“Me pregunto si se están perdiendo conocimientos tradicionales”, reflexiona Jesús Morado, autor del blog floradegalicia.wordpress.com, una web en la que ha identificado cientos de plantas de la Comunidad.

“Antes, prosigue, la gente acudía a la naturaleza para buscar remedios a dolencias tanto de humanos como de animales. Se sabía qué especies no se podían consumir a sabiendas que podías enfermar e incluso morir y ese saber si iba transmitiendo”.

Precisamente, el principal motivo para crear su blog fue “ayudar a conocer”, lo que también incide en prevenir “disgustos con plantas. No se me ocurre otra cosa que educación y difusión, sin demonizar ni destruir las especies ‘peligrosas’. Los profesores, en especial de ciencias o biología, tienen a su alcance mucha información que pueden transmitir a sus alumnos y no siempre se aprovecha... Es una pena que no haya conocimiento, en general, de la riqueza botánica que tenemos”.

Pero no solo los humanos debemos tener ojo con las plantas tóxicas, los animales también. “Es interesante ver –señala Morado, de Flora de Galicia– como vacas en semilibertad pastan en una zona determinada y dejan la vegetación a ras pero no tocan ciertas especies que saben nocivas, como la hierba de Santiago (Senecio jacobea)”.

Burundanga, a pie de la Senda del Agua. M.M.

El veterinario especializado en nutrición, con 24 años de experiencia profesional, Pablo Lago Velando, opina que “el saber popular está presente y los ganaderos saben qué plantas pueden ser tóxicas para el ganado”. Explica que en la mayoría de las explotaciones la hierba procede de semillas recogidas por los ganaderos o compradas. Son prados instaurados que “no suelen tener malas hierbas. En el caso de las explotaciones de pastoreo, es raro que las vacas ingieran hierba que les produzca intoxicaciones. El problema podría venir cuando se ensilan o henifican prados de hierba natural, sobre todo si se hacen rolos ya que podrían concentrar hierbas tóxicas de una zona concreta del prado”.

Lago añade que las intoxicaciones de rumiantes en el tiempo que lleva trabajando –más de 20 años– han sido casos “muy puntuales”. Sobre lo acontecido en Rois apunta que “el diagnósticado diferencial habría que hacerlo con otras intoxicaciones con organofosforados (plaguicidas) u otras intoxicaciones nerviosas. Mi experiencia personal es que la proporción de estramonio que tiene que tener un silo para que cause problemas en el ganado ha de ser muy elevada”.

Precisamente, el tema del ganado y la toxicidad de las plantas nos hace recordar el reciente fallecimiento de nueve vacas de Rois tras supuestamente ingerir estramonio. “Me pregunto –señala Suso– si fue un despiste del ganadero o el desconocimiento de la toxicidad de esa planta. Me gustaría saber si en los centros de capacitación agraria y similares se enseñan cuáles son las especies de plantas dañinas para el ganado, porque hay unas cuantas”.

Precaución con estas especies

Tejo

Especie protegida, cada vez más escasa en la naturaleza pero se localiza en jardines públicos. En todas sus partes (excepto la corteza roja del fruto) presenta alcaloides que pueden paralizar el corazón.

Tejo. Didier Descounens, Wikipedia.

Digitalis purpurea

Los niños sobre todo disfrutan con el ruido bomba al chocar los pétalos en vacío. La digitalina se usa para acelerar los latidos del corazón en Medicina pero dependiendo de la concentración puede ser tóxica.

Digitalis purpurea. Jesús Morado, Flora de Galicia.

Estramonio

En los tiempos de María Soliña machacaban las semillas, la mezclaban con grasa de cabrón y lo metían en las axilas o incluso en la entrepierna dándole la sensación de que volaban, explica Xosé Ramón García.

Estramonio. Jesús Morado

Hierba mora

H La herba moura, en gallego, produce unos minitomatitos oscuros. Su toxicidad es muy alta especialmente cuando los frutos están verdes. Si un niño comiese seis de sus bayas podría morir.

Plantas tóxicas, un peligro desconocido

Burundanga

Hermosa mata de enormes flores, la Brugmansia sanguinea es tan tóxica que desde 2004 el Gobierno restringe su venta al público. Produce desorientación, incoordinación motora, visión borrosa...

Burundanga. Mar Mato

Oenanthe crocata

Le llaman el nabo del diablo ou pé de boi. Puede ser letal para el ganado, también para las personas, y se asemeja a la zanahoria y al apio, de ahí que se pueda confundir. El contacto con la planta puede provocar mareos.

Oenanthe crocata Mar Mato

Hierba de Santiago

Es la Senecio Jacobea. Es muy peligrosa para el ganado. Los signos iniciales de la intoxicación son diarrea de color oscuro, dolor abdominal, cirrosis y muerte que puede ocurrir 60 días después de la ingesta.

Hierba de Santiago. Jesús Morado

Hiedra

Las hojas pero sobre todo las bayas (y en esta época se pueden encontrar con ellas) son ricas en hederina. Si un animal las consume en altas cantidades, produce cólicos y diarreas.

Hiedra. M.M.

Helechos

Sus brotes verdes tienen un veneno acumulativo (tiaminasa). Si los animales lo comen mucho puede producirles anemia aplásica y bajada del nivel de plaquetas, incluso muerte súbita. Si el proceso se hace crónico, tumores en vejiga.

Plantas tóxicas, un peligro desconocido

Celidonia

Es la hierba de las verrugas a las que se le aplica el jugo amarillo del tallo. Ese uso tópico controlado no tiene problema; pero sí si se come. Debe emplearse con cuidado. Puede causar ampollas, quemaduras en piel o parálisis.

Celidonia. Mar Mato

¿Dónde se puede conseguir información fiable?

Los expertos consultados aconsejan visitar las siguientes publicaciones.

Del Ministerio de Sanidad: https://www.sanidad.gob.es/ciudadanos/saludAmbLaboral/agenBiologicos/pdfs/1_PlantasToxicas_libro.pdf

Del Ministerio de Justicia: https://www.mjusticia.gob.es/gl/ministerio/organismos-entidades/instituto-nacional/servicios/servicio-informacion/prevencion-intoxicaciones/plantas1

Compartir el artículo

stats